Hy-Line y Cabaña Avícola Feller, auténticos estandartes de la excelencia genética en aves

0
100

Hy-Line es la compañía genética que ha demostrado innovación y determinación para seleccionar continuamente la siguiente generación de aves más adecuada para el mercado mundial de huevo. Comprometidos a invertir a largo plazo, la compañía alzanza el mayor progreso genético posible para sus clientes en el corto plazo. En Argentina, Grupo Motta representa exclusivamente a Hy-Line, y sus clientes no sólo logran una mayor rentabilidad con su producción, sino que además, alcanzan récords mundiales.

Para Hy-Line cada día es un regalo lograr el progreso genético para que sus nuestros clientes logren una mayor rentabilidad. ¡Y vaya si lo están logrando! Generación tras generación las ponedoras Hy-Line tienen una mejor viabilidad y producen más huevos vendibles, consumiendo menos alimento por caja de huevos.

Hy-Line Internacional no solo es la compañía genética de aves ponedoras más grande y antigua del mundo, también es líder en la industria con una presencia mundial y local. De ahí que asuma la responsabilidad sustancial de proporcionar al mundo una genética de aves ponedoras de alto rendimiento, para alimentar a la población en crecimiento con una fuente de proteína económica y nutritiva: el Huevo.

INNOVACIÓN DESDE EL PRINCIPIO

Hy-Line internacional inició como pionera explorando el potencial desconocido de la genética. El éxito alcanzado no ha cambiado a la compañía, ya que todavía poseé y aprecia ese mismo espíritu de descubrimiento.

El inicio de Hy-Line data de principios del siglo XX cuando el joven Henry A. Wallace comenzó a utilizar la selección genética haciendo pruebas en la granja de su padre, experimentando primero en plantas de maíz y después en aves ponedoras. Desde esos primeros intentos poco sofisticados de mejoría genética, surgió el sueño de lanzar una nueva compañía y finalmente se revolucionó la agricultura a través de los poderosos principios genéticos de hibridación.

Fundada en 1936, Hy-Line Internacional fue la primera Compañía genética de aves ponedoras modernas en incorporar la hibridación y el potencial explosivo del vigor hÍbrido en su programa de reproducción a una escala comercial.

Hy-Line también fue la primera en utilizar esta tecnología junto con métodos de selección genética probados por largo tiempo, en conjunción con el análisis estadístico científico para desarrollar y mejorar uno de los conglomerados genéticos más amplios del mundo. Hy-Line fue pionera en el uso de los tipos de sangre como marcadores genéticos, para seleccionar un mejor potencial de viabilidad.

Los genetistas descubrieron que podían seleccionar mejor las mejores aves de una línea de familias, así como predecir mejor los cruces entre las líneas que ofrecen un mayor potencial de producción. Hoy en día las técnicas avanzadas de ADN molecular combinadas con sistemas probados, le permiten concentrarse en genes específicos como parte de los criterios de selección.

ENFRENTANDO EL FUTURO CON CONFIANZA

Los genetistas de Hy-Line han hecho que el motor genético sea más potente y eficiente. Redujeron el espectro de las características genéticas analizadas y finalmente las utilizan para seleccionar las próximas generaciones de líneas puras, con el objetivo de lograr un mayor número de huevos, mayor persistencia de postura, calidad óptima del huevo, perfiles de peso del huevo más rentables y eficiencia de alimento.

La capacidad de producción mundial de Hy-Line en los Estados Unidos, Europa, Brasil y en el Sudeste de Asia, garantiza un suministro estable y confiable de pollitos de alta calidad para sus clientes. Hy-Line cree en el valor de brindarles a sus clientes acceso a una experiencia técnica excepcional.

Todos los días los equipos de especialistas de servicios técnicos mundiales y locales, nutriólogos y veterinarios ayudan a sus clientes a lograr un mejor rendimiento de las ponedoras Hy-Line.

El programa integral de reproducción abarca todos los aspectos de salud, bienestar y rendimiento de las aves, lo que da como resultado un ave bien balanceada capaz de rendir en múltiples medios ambientales comerciales, con una alta viabilidad capaz de producir huevos de alta calidad con gran eficiencia.

Estas mejoras combinadas con el servicio técnico local y el apoyo de ventas, un equipo de veterinarios, patólogos, nutriólogos, microbiólogos, especialistas en avicultura y una excelente red de distribuidores, aseguran la presencia dominante de Hy-Line como líder mundial en genética de aves ponedoras en los años venideros. El futuro es brillante con Hy-Line. Genética superior, servicio al cliente sin igual, innovación para el futuro.

HY-LINE EN ARGENTINA

Desde la década del ‘70, Cabaña Avícola Feller mantiene un objetivo en cada una de sus operaciones, englobado en su leimotiv “Nuestra razón, el cliente”. Según relata Héctor Motta, creador de la cabaña, “con Hy-Line venimos trabajando desde hace más de 25 años con una muy buena relación, con una genética impuesta en más de 120 países en el mundo. Entre 2016 y 2017 existieron algunas deficiencias genéticas y tuvimos que bajarnos de la característica de la línea que estábamos trabajando en Argentina –la W36–, la misma entró en retailing y tuvimos que amoldar nuestra clientela a la W80.

Indudablemente en esa muda se creó un mercado de incertidumbre. La competencia, que siempre aprovecha para trabajar sobre las debilidades de los otros jugadores, nos causó algún perjuicio, pero en 2019 comenzamos una época fructífera y Ovobrand fue una de esas muestras.

Ovobrand es una empresa que tiene un diseño de 10 años de antigüedad, de una avicultura moderna con una visión hacia el mundo muy productiva, sentada sobre criterios racionales desde su fundación, en donde el alojamiento es óptimo, las instalaciones son óptimas, el manejo es muy profesional, y tiene las características necesarias para que cuando uno le entrega una genética como es la Hy-Line W80, ellos puedan trabajar y obtener los índices productivos que realmente marca el estándar de la línea”, considera Motta.

Tal es así que Ovobrand ha conseguido marcar un record inexistente a nivel mundial con la W80, que es una cifra en cantidad de huevo producido con otras relaciones tomadas, que no lo ha tenido ningún productor de Hy-Line en el mundo. “En este lote, en el cual se venía siguiendo la productividad, Ovobrand, consigue establecer –tal como lo ha expresado Hy-Line– un reconocimiento público internacional. Esto nos llena de satisfacción y nos incita a continuar por el sendero del progreso, de seguir en la meta que hemos trazado para trabajar en la relación hacia el cliente.

Nuestro servicio técnico y el de Hy-Line, tienen mucho que ver en esto, porque no sólo hacen tomar conciencia de la necesidad de llevar los controles en forma rigurosa, sino que además los controles están íntimamente ligados a los factores de productividad, porque son los que realmente permiten obtener información fidedigna.

Estamos muy orgullosos de pertenecer al grupo de Hy- Line en el mundo, de representarlos en Argentina y de encontrarnos con una cantidad de empresas y de productores en Argentina que tienen muy buena base, como para lograr lo que ha establecido como récord mundial Ovobrand. Así que vamos a seguir por el sendero del éxito”, afirma Motta. Básicamente, el récord obtenido por Ovobrand consiste en la concepción de cantidad de huevo obtenido en relación al alimento producido y la cantidad de días de alojamiento. “Actualmente, las líneas genéticas están mucho más capacitadas como para durar más tiempo en su alojamiento.

Antiguamente, a las 72 semanas se iba todo… Esto nos trae un perjuicio hacia quienes trabajamos en la parte de la Cabaña, porque al extenderse la vida productiva de los animales nosotros tenemos menos probabilidad de ingresar en volúmenes de cantidad los plazos, pero en buena hora, porque esto es justamente es el índice de productividad que marca a nivel mundial: consumir la menor cantidad de alimento posible y poder tener los mismos animales la mayor cantidad de tiempo posible sanos”, explica Motta.

SOCIOS ESTRATÉGICOS

El íconico empresario entrerriano rehusa de autodenominarse como proveedor o distribuidor; su relación tanto con Hy-Line, como así también con los productores, representa una asociación estratégica. “Bajo ese concepto, bajo ese paraguas, hemos trabajado siempre y creo que la relación ha sido fructífera. Entender el concepto de asociación estratégica es a veces soportar las dificultades que pueda traer el devenir del negocio, pero también disfrutar de los momentos especiales como lo estamos disfrutando hoy, cuando se consiguen logros que realmente ponen la marca bien arriba y nos incita a seguir trabajando cada vez más”, sostiene Motta.

En relación a Ovobrand, Motta explica que “hacemos la intermediación en el manejo de la genética. Hy-Line provee su centro de investigación y desarrollo en Estados Unidos de la mejor genética posible para disputar el mundo.

Nosotros, en Argentina tomamos esa genética que se produce en Estados Unidos, tratamos de darle el mejor alojamiento posible obteniendo los mejores índices de producción y de productividad con nuestra pollitas, para que esa genética llegue en un estado de pureza con el mayor porcentaje de productividad como potencial cuando son alojadas en las granjas de producción, en este caso, de Ovobrand.

Pero tenemos otros clientes que realmente están con muy buenos resultados en Argentina y creo que vamos a seguir sorprendiendo… Porque en Argentina el aspecto de superación está íntimamente ligado a la R de rentabilidad y yo creo que la R de rentabilidad debe ser convocante como un elemento de superación permanente en las empresas”.

TENDENCIAS

Héctor Motta considera que el sentido de la avicultura se dirije a satisfacer al consumidor en el mundo y a tratar de suplir de manera muy cercana la necesidad de alimentación global. “Todos sabemos que el huevo forma parte de uno de los elementos esenciales con los que cuenta el ser humano para poder crecer, desarrollarse y vivir adecuadamente si tiene una alimentación que incluya el huevo como un elemento sustancial.

Creo que el mundo va hacia encontrar cada vez más una optimización de la ecuación de qué necesitamos para producir huevo, que es genética, granos, vitaminas y la parte de laboratorio que se desarrolla. Indudablemente, la ecuación fundamental, está puesta en lograr una ponedora que haga una ecuación importante a la hora de tomar los granos, o tomar el alimento balanceado y convertirlo a proteína, creo que ese es el camino hacia donde se va en el aspecto productivo.

Esto también conlleva a que tengamos una mayor cantidad de huevo disponible a nivel mundial, con lo cual va a existir una mayor cantidad de gente satisfecha con su consumo, pero también a un precio cada vez más cercano al bolsillo del consumidor: el huevo en el mundo es cada vez más económico como producto, no es como aquellos productos que a la medida que va creciendo su demanda también va creciendo su precio, porque le van dando un estado de confort.

Acá, el estado de confort, hace que el precio tienda a caer, así que es una ecuación interesante para el consumidor y para la satisfacción de las necesidades también”, aclara Motta. Para Tom Dixon, Director de Ventas y Mercadeo Mundial de Hy-Line International, es importante que la compañía escuche al mercado y esté en condiciones de brindarle un ponedora que esté dentro de los parámetros que espera.

En ese sentido, el directivo explica que los resultados en genética son lentos, ya que para ver los resultados de un lote de ponedoras es necesario esperar al menos 80 semanas. “Ahora estamos mirando resultados de las selecciones del año 2017/2018…. Con Hy-Line estamos en contacto permanente con los genetistas mirando los ajustes poco a poco.

A nivel mundial, lo que el productor quiere es más número de huevos, un ciclo de producción prolongada, maximizar el número de huevos por ave alojada con una buena conversión, y por último, el tamaño del huevo: algunos países quieren huevos pequeños y otros más grandes, eso es lo que tenemos que ajustar”, sostiene Dixon.

UN PASO ADELANTE

En el año 2010 –prácticamente al mismo tiempo en que se fundaba Ovobrand–, Cabaña Avícola Feller decidió invertir en un Complejo de Bioseguridad con los más altos estándares a nivel global. “Nos tuvimos que relocalizar a 200 kilómetros dentro de la provincia (Entre Ríos), buscando un aislamiento total que nos acompañara en la inversión que íbamos a hacer.

Construímos galpones y equipamiento de primera generación y creo que hemos logrado el éxito en esa inversión, porque realmente la productividad la hemos conseguido hacia adentro: estamos en forma competitiva en el mercado argentino. Nosotros somos jugadores importantes dentro del mercado interno, con precios que satisfacen a la demanda, hemos conjugado la genética, el alojamiento, el servicio, el compromiso y la visión del negocio.

Y esa visión del negocio la compartimos con nuestros clientes… eso hace a la fidelización que existe entre Cabaña Avícola Feller y Hy- Line, y Cabaña Avícola Feller con sus clientes”, concluye Héctor Motta.

EL FUTURO DE HY-LINE

Tom Dixon hace un breve raconto del pasado, el presente y el futuro de Hy-Line. “En los últimos años, en Hy-Line hemos hecho una inversión muy grande en genética. Hemos restructurado todo el sistema de línea pura, y ahora contamos con tres Granjas de Investigación separadas –2014/2016/2017– y esa ha sido una decisión fuerte en este nuevo concepto.

Con las tres Granjas de Investigación, cada 5 meses debatimos la próxima generación y eso ha ayudado en varias medidas. Al ampliar la línea en donde seleccionamos los mejores lotes, con más aves bajo monitoreo, tenemos más oportunidades de seleccionar los mejores lotes –los mejores de los mejores, «los élite»–. Al mismo tiempo, estamos haciendo una nueva generación cada 6 meses, cuando antes lo hacíamos cada 13 meses, y esto es importante porque en cada selección los genetistas buscan los mejores entre los mejores de las familias de Hy-Line, y además, con este proceso se busca aumentar la postura, ajustar el tamaño del huevo y la conversión, entre otras cosas. Esto es muy importante porque la genética no cambia rápido, hablamos de 10 años haciendo una selección cada 6 meses en 10 años, lo que representa unas 20 selecciones, con el sistema viejo serían solo 9 selecciones.

Estamos mirando que en estos 10 años hay un avance más rápido en la genética de hacer 20 selecciones, cuando con el sistema viejo eran 9 selecciones… Esto es justamente lo que estamos empezando a mirar de aquí hacia adelante, ya que sabemos que podemos hacer más rápido los ajustes en genética y el mejoramiento, buscando los mejores de los mejores para hacer la próxima generación de la línea.

Y es algo que ya estamos empezando a ver –en este caso con la W80–, que la empezamos hace 4 años atrás pero cuando introducimos una línea, tenemos que ajustar un poco cuando entra al mercado. Y es algo que ya se está reflejando. Un ejemplo de ello es Ovobrand, mirando la última generación de la W80 y las bondades de la línea.

También pasa con la de color, pero en este caso con la W80 hemos visto los resultados de la inversión y el trabajo de los genetistas en el mejoramiento de la genética, que es lo que demanda el mercado. Los agricultores están invirtiendo en tecnología y están demandando de Hy-Line, que sus lotes –año a año– sean un poco mejor que los años anteriores, esa es la meta de Hy-Line”, señala Dixon.

“El futuro de Hy-Line es brillante. Todas las inversiones que hicimos desde 2013 hasta 2019, los millones de dólares invertidos en genética, ya se están reflejando y se van a seguir viendo en los próximos años, porque con la genética debemos pensar a largo plazo. Con Hy-Line estamos muy bien posicionados con todas nuestras líneas. Con estas mejoras vamos a continuar brindándole a los productores la mejor genética del mundo”.

LIDERES MUNDIALES

Según datos extraídos de un censo a nivel global, con datos suministrados por la Organización de las Naciones Unidas de la Alimentación y la Agricultura (FAO), de la International Egg Comission (IEC) y datos públicos de los distintos países se estima que Hy-Line representa alrededor de un 40% de ponedoras a nivel mundial, liderando –de manera indiscutida– la presencia en este sector productivo.

Tom Dixon, Director de Ventas y Mercadeo Mundial de Hy-Line International

El otro 60% está dividido entre las otras compañías de genética internacionales. Más allá de estos guarismos, Dixon sostiene que “Argentina es muy importante para Hy-Line, es un país de referencia porque es un país de excelentes granos. Si hablamos a nivel mundial sobre qué países deberían ser grandes productores de huevo, de alimento para exportar al mundo, Estados Unidos, Brasil, Argentina, Tailandia y Australia son algunos de ellos”. Según Dixon, Argentina realmente es un país de referencia para Hy-Line porque la nutrición de las ponedoras es buena y eso ayuda para mostrar la potencia de la genética.

“Las aves en Argentina son alimentadas con muy buena calidad, mientras que en otros países la tendencia es bajar la calidad del alimentos para ahorrar dinero y eso daña la genética de la línea”. Esto también tiene que ver con los desafíos de las enfermedades. En otros países se registra influenza o laringo, y eso también afecta los lotes. “Argentina es referencia de Hy-Line y de hecho lo bueno es que tenemos una excelente relación con Cabaña Avícola Feller del Grupo Motta, que comenzó en el año 1997 y ya 23 años trabajando con ellos.

Esto ayuda mucho porque ellos están ingresando lotes a ritmo normal –a pesar de la difícil situación que actualmente se vive en Argentina–, saben que hay que mantener más avanzada la genética, tenemos reuniones con ellos en persona normalmente dos veces por año, y por teléfono y correo siempre estamos en contacto con una respuesta rápida.

También estamos permanentemente comunicados con el servicio técnico y existe mucho intercambio entre ellos y los nutricionistas y patólogos de Hy-Line”, destaca Dixon. “Los beneficios de Hy-Line se ven reflejados claramente trabajando con compañías como Ovobrand, con quienes podemos alcanzar los mejores resultados.

Ovobrand es una compañía seria, venimos trabajado hace muchos años con ellos y siempre ha sido una relación muy transparente, es una compañía abierta para mostrar lo que está pasando. Nosotros hemos visto un mejoramiento en los últimos años, con el apoyo de Cabaña Avícola Feller y esto nos permite llevar al máximo nuestra genética, por supuesto siempre con el apoyo técnico a los clientes”, explica Dixon.

OVOBRAND ENTRE LOS MEJORES DEL MUNDO

Tom Dixon explica que el confinamiento obligatorio producto del COVID- 19 les permitió para aprovechar el tiempo destinado habitualmente a viajes, canalizarlo a través de la investigación. Así fue como decidieron realizar una revisión de la línea W80 –ya que era una línea relativamente nueva– y junto a los genetistas comparar los datos recopilados a nivel global para ver qué productores estaban logrando los mejores resultados con la W80. Lo cierto es que entre los mejores lotes del mundo de la W80, se encontraba un lote de Ovobrand…

“Lo que analizamos es el número de huevos por ave alojada hasta más de 70 semanas, y el lote de Ovobrand estaba dentro del 5% más alto de número de huevos por ave alojada en la base de datos a nivel global”, destaca Dixon, y agrega: “en Hy- Lyne siempre estamos buscando este tipo de información para ingresarlos en nuestra base de datos global para luego poder hacer un análisis mensual de los mejores lotes por variedad, por edad y otras variables.

Así es como descubrimos que Ovobrand está entre los mejores del mundo con la W80”. Una vez que Hy-Line cuenta con todos los datos acerca de la productividad de sus líneas genéticas, realiza un benchmarking global en base a los estándares de la guía de manejo, “pero es importante saber cuál es la potencia genética por encima del estándar y ver ejemplos reales del mundo, así como también saber qué condiciones y tipos de nutrición y manejo causó esta manifestación de la parte genética de la línea, porque nos ayuda a nosotros bastante para seguir buscando los mejores resultados posibles a nivel mundial”, señala Dixon.

OVOBRAND EN PRIMERA PERSONA

Ovobrand es la compañía argentina que logró los mejores estándares de producción del mundo con la línea W80 de Hy-Line International. Es importante tener en cuenta que cuando uno ingresa en Ovobrand, se ve impactado por el nivel tecnológico, los altos estándares de bioseguridad y los inmejorables protocolos de calidad que se observan en cada departamento de la compañía.

Octavio Gaspar, Gerente General de Ovobrand

Todo esto la ubica, sin lugar a dudas, entre las empresas productoras de huevo y ovoproductos más importantes a nivel global. Octavio Gaspar es el Gerente General de Ovobrand y, en relación al logro obtenido, señala que “es fruto del trabajo en conjunto entre Grupo Motta y nuestro equipo, y estamos muy orgullosos de ello. No hemos inventado la rueda, simplemente así es como se debería trabajar.

Muchas veces se descuidan algunos detalles que, al fin y al cabo, son los que hacen las diferencias. Nosotros tenemos la suerte de poder contar con buena tecnología y, en este caso, también fue vital la comunicación, el apoyo y toda la información que hemos compartido con Grupo Motta y con Hy-Line y la devolución que ellos nos hacían. Fue un trabajo en conjunto que llevo un par de años, pero por suerte los resultados superaron las expectativas”.

Vale la pena destacar que Ovobrand fue concebida con un objetivo claramente orientado hacia la exportación, que luego, dados los vaivenes de la economía argentina y ciertas restricciones por parte del Gobierno en distintos aspectos vinculados con el comercio exterior, este objetivo se tornó casi imposible de alcanzar.

En ese sentido, Gaspar señala que “el proyecto tuvo que reinventarse, hubo toda una reingeniería, tanto en el aspecto de tecnología como así también en las áreas organizacional y comercial. Lógicamente, fue necesario todo el apoyo del directorio y de los accionistas –que siempre están muy atentos y apoyando–, y siempre han apoyado muchísimo a este proyecto.

Galpón de alojamiento y postura de Ovobrand

Esto ha sido vital para que los resultados sean los que hoy se pueden obervar. En relación al cambio de dirección, el mismo se debió básicamente a que las condiciones macro y microeconómicas de Argentina son muy cambiantes. Una empresa que sólo está pensada para exportar es tremendamente riesgosa en este país desde el punto de vista económico, sin empezar a detallar cuestiones ni políticas, ni ideológicas… los números son los que hablan. Ovobrand pudo diversificarse en todos los ovoproductos y nunca dejó de exportar, porque esos mercados no hay que abandonarlos, cuesta mucho después volver. En el mercado local también ha sido un trabajo de hormiga, porque hay que ir convenciendo a los clientes que prueben el producto; es un producto alimenticio que tiene todos los vericuetos que todos nos podemos imaginar.

Pero logramos alcanzar una posición adecuada, aceptable y que también nos llena de orgullo en el mercado doméstico”. La calidad de la producción de Ovobrand es reconocida, no sólo en el mercado local, sino también en el mundo y, entre múltiples factores, los extremos cuidados en la bioseguridad ocupan un lugar de importancia. “Nosotros tenemos un predio bastante grande en Brandsen –de varias hectáreas–, en donde podemos llevar adelante una serie de aspectos que claramente influyen al fin y al cabo en estos números que sobresalen, y me refiero a la bioseguridad: hay una extensa superficie donde las recrías están muy lejos de la postura y los galpones están adecuadamente separados, entre otras variables.

Galpón de alojamiento y postura de Ovobrand

Hacemos nuestro propio alimento, tenemos nuestra planta de alimento balanceado, y todo el huevo lo producimos aquí, tenemos la certeza de lo que están comiendo las aves y podemos garantizar que el huevo está libre de todas las cosas que están prohibidas y que es totalmente natural. Por otro lado, otra tremenda ventaja, es que está todo integrado, y el procesado del huevo muchas veces no lleva ni siquiera 12 horas desde que salió del cuerpo de la gallina, porque es todo automático.

Eso apoya el cimiento de esta altísima calidad con la que contamos”, destaca Octavio Gaspar. En relación al vínculo que existe entre Ovobrand, Cabaña Avícola Feller y Hy-Line, Gaspar considera que “valoramos mucho esta relación. Tanto la gente de Cabaña Avícola Feller, el mismo Tom Dixon y todo su equipo, han estado aquí incontables veces, y son ellos los que te atienden el teléfono.

Un capítulo aparte merece Héctor Motta… es un ejemplo de lo que uno pondría como el empresario argentino. Un empresario que sigue trabajando de sol a sol, con mucha responsabilidad, haciéndose cargo él de las cosas, estando en todos los detalles. Ahí está la diferencia, uno sabe que cuenta con el apoyo de su equipo pero también Motta está en todo”. En cuanto al futuro de Ovobrand, Gaspar señala que “desde el punto de vista social y como argentinos, el directorio está muy comprometido y apuesta al crecimiento de nuestro país. Ovobrand es parte de un grupo empresario totalmente local, que tiene una decena de empresas y que desde ese lado, desde ese rol, le dan trabajo de manera directa a más de 1.000 familias, y de manera indirecta a mucho más… y creo que eso no es poco. Nuestro compromiso obviamente está en seguir empujando de esta manera.

Dr. Raúl Buthay, Gerente de Producción de Grupo Motta

El Grupo invirtió siempre en tecnología, en desarrollar incluso nuevos procesos. Ovobrand está en un proceso de disposición del guano realmente novedoso, que esperamos estar terminando para fin de año, y que si sale todo bien, va a poder ser incluso replicado a lo largo y a lo ancho del país, otorgándole un valor agregado al guano.

Todos sabemos que el guano puede ser un tremendo fertilizante pero tiene algunos problemas, entonces, para obtenerlo de manera sanitaria, necesita todo un determinado proceso que es lo que estamos nosotros haciendo: ese es nuestro siguiente paso y de esa manera toda la industria va a poder aportar, porque si se empieza a replicar va a terminar siendo un abono que le va a servir a todos los campos que estén alrededor de la industria de las ponedoras”.

LA PALABRA DE LOS ENTENDIDOS

“Este récord mundial obtenido por Ovobrand representa un logro muy importante, tanto para Cabaña Avícola Feller, como así también para Hy-Line International, que en materia genética viene de un momento de transformación, que desemboca en un ave de mayor tamaño y de excelente conversión como lo es la W80.

Estamos realmente orgullosos de haber sido parte de este éxito, fruto de dos años de trabajo intenso”, comenta Raúl Buthay, Gerente de Producción de Grupo Motta. Leonardo Leiva, Gerente de Servicios Técnicos de Grupo Motta, también reflexiona sobre el logro de Ovobrand y, en ese sentido, señala: “es una satisfacción enorme. Nosotros, hace unos años que nos volcamos a la W80 y no imaginábamos tamaño éxito.

Puntualmente, se trata de un lote de 127.000 de aves –un lote muy grande para nuestro país, alojado en uno de los galpones más grande de Argentina–. Vale la pena señalar que este no es un caso aislado, ya que Ovobrand hace muchos años que viene cambiando su filosofía de trabajo y ha logrado tres lotes Top Ten de niveles globales.

Son lotes que se evalúan a las 76 semanas y obtuvieron una docena de huevos más que el estándar de la tabla. Este lote estuvo 43 semanas encima del 90% de postura y 28 semanas arriba del 95%. Con respecto al peso del huevo, ha dado más de 2 kilos de huevo por arriba de lo que tenía que dar. Pero estos resultados no corresponden sólo a un lote, sino al conjunto de la empresa: todos los lotes de Ovobrand están por encima del estándar y cualquiera pudo haber ganado:. Raúl Buthay considera que los cambios en la genética son realmente sorprendentes: “todos los años nos sorprendemos con los avances que registra la genética de Hy-Line: un huevo más, un punto más de producción, un punto menos de mortandad, mejor de viabilidad…

Todos los puntos se corrigen siempre y se superan a sí mismos. No sabemos cuál será el límite pero estamos muy contentos. La genética responde cuando se maneja bien”. Respecto de la W80, Leiva explica que “es una línea de alta productividad. Son gallinas que tienen una performance productiva excelente, muy superadora.

Dr. Leonardo Leiva, Gerente de Servicios Técnicos de Grupo Motta

También tiene otra condición importante que es la viabilidad de la gallina –fundamentalmente en ambiente controlado–, tienen una mortalidad muy baja, un consumo de alimento equilibrado en función de la alta producción que tiene y son gallinas que ya vienen predeterminadas para cumplir ciclos de 90 a 100 semanas. La Bioseguridad es un tema no menor, y en ese sentido Buthay considera que “es lo fundamental, sin bioseguridad no existen resultados.

No existe la capacidad de que un lote sea de alto rendimiento si las aves están enfermas. Hoy la avicultura argentina se puso muy fuerte en ese sentido, en la mejora de bioseguridad, y es un trabajo arduo y consistente que tiene día a día en cada producción avícola. Yo creo que el productor, en general, está tomando conciencia de esa situación”. El Complejo Avícola de Alta Bioseguridad (COBISE) de Grupo Motta, ha jugado –y juega– un papel protagónico en este logro. Para Leiva, “si no contáramos con el respado de COBISE no hubiésemos logrado nada de esto.

Hemos sido visitados por los directivos de Hy-Line International y nos decían: «Ojalá nosotros tuviéramos en todos los lugares un COBISE». No todos los países cuentan con un complejo como COBISE. Claramente, COBISE es el cimiento de lo que después va a ser el buen resultado en las ponedoras”.