Aseguran que es normal el abastecimiento de carne vacuna en el mercado interno

0
115

Así lo informó el consorcio de Frigoríficos Exportadores de Carnes Argentinas (ABC). También precisaron que la actividad de las plantas asociadas a la entidad continúa sin restricciones

En momentos donde el gobierno, mediante la Secretaría de Comercio Interior, decidió intervenir para bajar el precio de la carne vacuna en plena cuarentena para prevenir el coronavirus, los integrantes del consorcio de Frigoríficos Exportadores de Carnes Argentinas (ABC), que representa el 90% de las exportaciones argentinas de carnes y el 35% de la faena nacional, aseguraron que es “normal la actividad en sus plantas asociadas y el seguro abastecimiento del mercado doméstico”.

Y agregaron: “En relación a la faena y comercialización de productos cárnicos, se prevé una actividad normal para todo el mes de abril con un marcado incremento participativo en el mercado doméstico. Esto se debe a los compromisos asumidos de abastecimiento local y la sensible disminución en los últimos meses de las exportaciones cárnicas”.

Anoche se pronunció en el mismo sentido que el Consorcio ABC, el Vicepresidente de la Federación de Industrias Frigoríficas Regionales Argentinas (FIFRA), Daniel Urcía, quien aseguró que “hay un normal abastecimiento de carne vacuna a precios razonables, y que si hubiera algún comercio que modificó sus valores, en los próximos días se han de normalizar”.

En relación a la faena y comercialización de productos cárnicos, se prevé una actividad normal para todo el mes de abril con un marcado incremento participativo en el mercado doméstico. Esto se debe a los compromisos asumidos de abastecimiento local y la sensible disminución en los últimos meses de las exportaciones cárnicas

De esta manera, precisaron desde el consorcio ABC “se mantiene una integral y suficiente provisión de productos cárnicos envasados en cajas, como así también en productos elaborados (hamburguesas y salchichas). Esto aplica en su tradicional canal de comercialización como ser cadenas de supermercados, además de las carnicerías propias de las empresas frigoríficas que integran la entidad”.

Además, reafirmaron el compromiso de cumplir con el rol de las circunstancias por las que atraviesa la Argentina en medio de la lucha contra el coronavirus, “esperamos que de manera conjunta con el Estado y los representantes privados, trabajen para superar esta difícil prueba que la historia y el destino ponen en el camino del país y el mundo”, sostuvo Mario Ravettino, presidente del Consorcio ABC.

El titular del consorcio, dijo que es importante “reconocer a todos los integrantes de la cadena de ganados y carnes que están realizando un fundamental esfuerzo para superar la dramática situación actual y una consideración especial y total gratitud a los trabajadores de la industria frigorífica argentina”.

Críticas a la intervención de la Secretaría de Comercio Interior

En muchos sectores de la producción agropecuaria se encendieron ayer las alarmas tras la publicación en el Boletín Oficial de la resolución de la Secretaria de Comercio Interior, Paula Español, mediante la cual se dispuso que los frigoríficos y demás actores de la cadena de comercialización de la carne vacuna deberán informar semanalmente el precio promedio diario de venta de la media res.

La medida que tendrá una vigencia de 90 días corridos, también contempla el inicio de una investigación para determinar los motivos que originaron los precios de la carne vacuna en las últimas semanas.

A partir de esta medida oficial, los integrantes de la Sociedad Rural de San Pedro manifestaron su preocupación “sobre el avance que el gobierno nacional a través de la AFIP y la Secretaría de Comercio vuelve a desplegar contra el sector ganadero argentino. No somos los responsables de esta crisis y la sufrimos como todos”.

Desde la entidad gremial, dijeron: “La modalidad en la que se ha salido a la calle a controlar precios y la probabilidad de que se implemente un control que reinstale regulaciones al mercado, nos colocan ante una instancia que requiere de una reacción de nuestras entidades superiores”.

Y por último expresaron: “Lamentablemente, la angustia y preocupación que nos atraviesa es un caldo de cultivo para que equivoquen los destinatarios del descontento popular y se habiliten propuestas inaceptables como el cierre de las exportaciones de carne que sumaría otro golpe letal a la economía argentina”.