En plena etapa crítica para la economía de los hogares, la reconocida empresa avícola, de familia crespense, brindó una fuerte ayuda social en Gral. Racedo y Paraná.

Ante un escenario complejo para gran parte de la población, Grupo Motta demostró un firme compromiso con los sectores vulnerables de la sociedad en la que se encuentra inmersa su producción. A lo largo del mes, suministró alimentos que llegaron a niños y adultos mayores, a través de la logística compartida con el Banco de Alimentos y Suma de Voluntades, instituciones destacadas de la red de contención social de la región.

En marzo, fueron donados 755 kilos de comida, equivalentes a 5.807 platos, que se entregaron en Paraná y Racedo.

“El camino hacia el #HambreCero es arduo”, afirmaron desde la empresa dirigida por la familia crespense. Asimismo, agregaron: “Lo transitamos con perseverancia y responsabilidad social, sabiendo que es uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible más importantes que plantea el Pacto Mundial al que adherimos”.

La producción en tiempos de pandemia

El Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio es un desafío para ciudadanos, instituciones y el sector privado. Al respecto, en diálogo con FM Estación Plus Crespo, el Lic. Héctor Motta analizó: “Estamos comprendidos dentro del 4% ó 5% de los argentinos que presentan excepción. Prestaciones de salud, medicamentos y alimentos, son pilares del mantenimiento de la vida del ser humano; y nos toca formar parte de la industria alimentaria, con un compromiso social también. Lo primero que hemos tenido que hacer -al igual que los colegas- es salir a pedir la colaboración de nuestro personal en condiciones de trabajar. Realmente hemos tenido una respuesta masiva y nos encontramos con una responsabilidad que la quiero destacar, porque prácticamente un 100% de los trabajadores nos dijeron que sí. Hay gente que debe movilizarse, de acuerdo al eslabón de la cadena alimentaria en la que se encuentra-, e incluso recorrer distancias a lo largo y ancho de este país y lo están haciendo con abnegación, con dedicación, tomando los recaudos necesarios. Tratamos de que los productos lleguen a destino, a los puntos de venta. Hoy todo el proceso está activo. Estoy muy conforme y sé que los colegas también tienen una gran colaboración de su gente”.

“Cuello de botella hasta el momento no ha habido”, manifestó el empresario avícola, dando cuenta que la producción no ha presentado contratiempos a raíz de las medidas dispuestas. Asimismo, señaló: “Uno trabaja con cierto stock de suministro, que hacen al proceso. Uno produce un producto, pero también hay que envasarlo, hay etiqueta de presentación, de certificación, todo esto está operando normalmente y es de esperar que podamos continuar de esta forma duante la emergencia. De igual mano están activas las fases previas”.

Con optimismo e instando al gobierno nacional a que con prontitud se efectivicen las líneas de acción planteadas en el marco de contención social, Motta expresó: “Ahora viene la etapa de producir y recuperar el dinero, para que la cadena no se corte, y ahí empiezan a jugar otras instituciones como es el sistema bancario, los pagos de remuneraciones, de sueldos, a proveedores, es un circuito muy amplio. Yo creo que después del 12 de abril va a haber una apertura gradual de los distintos sectores, para que la economía empiece a recuperar su proceso. Indudablemente que hay gente con muchas dificultades, pero el gobierno nacional a través de los instrumentos que dispone y las provincias, están asistiendo a quienes así lo necesitan, para que aquellos que por la emergencia han tenido que parar, puedan recomenzar de manera lenta su proceso de recuperación hacia el futuro. Hay que hacerse de la paciencia necesaria para pasar este mal momento, en el que el aislamiento debe ser lo más estricto posible, para que la contaminación sea en la menor expresión posible, y detrás de eso llegará el intentar la recuperación de la economía. Me parece que el gobierno está instrumentando medidas que pido que se cumplan rápidamente, desde la ayuda a aquellos que no tienen ingresos y van a recibir este bono de $10.000, hasta los subsidios que se están implementando. El interés sentido, es que realmente pasemos de los anuncios a la ejecución. Así, pronto la gente podrá tranquilizarse y recurrir a adquirir los productos que encuentra en su barrio. Esto hace a la convivencia pacífica social. Pido al gobierno provincial y nacional que ayuden en esta etapa de necesidad, y Dios quiera que sean sólo marzo y abril que debamos superar con ayudas extraordinarias”.

“Creo que tiene que haber una vocación muy amplia de todos los sectores de la política, en plantearse hacia adentro la austeridad. Eso al pueblo le alivia el dolor que le está sobreviniendo, porque le hace ver ejemplos de esfuerzo que van desde arriba hacia abajo; la segunda cuestión es la instrumentación de todo los que esté relacionado con el crédito y la facilidad para que todo el mundo tenga al menos la posibilidad de disponer de cierto dinero para poder comprar el alimento y la medicina”, anheló el empresario y acotó: “Bien sabemos todos los argentinos que nos espera un proceso en el que tendremos que poner nuestra mejor buena voluntad para levantarnos entre todos, porque como sociedad debemos conseguir y consolidar una conviviencia sana, donde más puedan trabajar. Apelo a la fe, la esperanza, y a la instrumentación de ayuda a los que más lo necesitan”, concluyó.

Fuente: Estacionplus.com.ar