En medio de una sequía que ya provoca daño, vuelve a llover desde esta semana

0
294

En las últimas tres semanas se cortaron las lluvias y se deterioró de modo notable el estado de los cultivos, la soja y el maíz, que habían pasado un buen enero. La Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) evaluó que esta seca limitaría la producción de soja en la zona agrícola núcleo de 20 millones a 18 millones de toneladas, lo que significarían 2 millones de toneladas menos en la zona más productiva del país.

El 18 de febrero las lluvias abandonaron a la región núcleo y el efecto fue contundente”, apuntó la BCRm qye que de las 700 mil hectáreas de soja que estaban de regulares a mala pasó a considerar en ese estado a más del doble. Llegan a casi 1,80 millones de hectáreas las que están comprometidas por la falta de lluvias.

La Bolsa de Cereales de Buenos Aires, en tanto, evaluó que esta sequía acelera la pérdida de humedad en el perfil agrícola y comprometen los rindes a cosecha. Según esta evaluación, el 57% del área de soja define rendimientos bajo condiciones de estrés térmico hídrico que provocarían mermas a cosecha. De todos modos allí por ahora mantuvieron la proyección de producción en 54,5 millones de toneladas.

“Volverían las lluvias a partir del martes. El lunes podría haber algún foco aislado y de martes a jueves habría lluvias, pero en un área acotada que abarcará la mayor parte de la provincia de Buenos Aires, norte de La Pampa, sur de Córdoba y de Santa Fe y no mucho más. Entre Ríos, centro norte de santa fe y norte de córdoba no van a recibir nada de agua en los próximos días”, indicó el meteorólogo  Leonardo de Benedictis.

Estas lluvias cubrirán un espacio limitado de la superficie agrícola. “El sector será acotado y el volumen moderado, en torno a los 20 a 30 milímetros, que ayudan a cortar el período sin lluvias pero no alcanzarán para mejorar el estado de los cultivos”, señaló de Benedictis.

Ver Mientras el gobierno calcula cuánto cobrará por la soja, la seca y el calor “queman” los cultivos y amenazan la cosecha

De todos modos, el meteorólogo pronosticó que “sí se va a sentir un cambio en las temperaturas que serán algo más bajas con máximas en torno a los 30 grados  con picos de 31/32 grados. Pero el promedio general en la zona central va más bajo, en tanto más hacia el norte seguirán siendo elevadas durante la semana que viene”.

De Benedictis explicó que, para más adelante, habría lluvias más contundentes durante la segunda parte de este mes y que además abarcarán a un área más extensa, ya que también el norte del país se verá beneficiado por este cambio en la tendencia climática.

“En la segunda quincena de marzo hay una tendencia a tener lluvias mucho más importante y más generalizada, que llegarían a la zona pampeana y también al norte de país, con núcleos más importantes y con más recurrencia de precipitaciones”, indicó.

En ese período la situación climática ya será más acorde a lo que suele suceder en marzo, explicó: “Marzo que es de los meses más lluviosos en algunos sectores del país pero para que se normalice la situación debería ser una quincena muy lluviosa, pero al menos con se empiecen a dar las lluvias habrá una mejora  bastante notable”.