Desde la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) enviaron una misiva al ministro de Desarrollo Productivo de la Nación, Matías Kulfas, a fin de transmitir la preocupación de quienes integran la Cámara Argentina de Productores Avícolas (CAPIA) ante el gran incremento en la importación de huevo en polvo desde Brasil, situación de extrema gravedad que pone en riesgo más de dos mil puestos de trabajo directo en el sector avícola argentino.

A la fecha se han importado varios miles de toneladas en dos tipos de posiciones arancelarias distintas a las correspondientes, para disimular su entrada, por lo que resulta preocupante la facilidad con la que algunas empresas pueden importar, por varios millones de dólares, alimentos que se producen y se industrializan en nuestro país; mientras que a los productores locales se les dificulta importar repuestos e insumos por montos sumamente inferiores.

A nivel nacional, las empresas procesadoras de huevo son Pymes o Cooperativas que no tienen posibilidad de subsistir en caso de que se abra, de forma irrestricta, el ingreso de huevo desde el país vecino. En ese sentido, y de no arbitrar cambios urgentes, la posibilidad de sostener la producción será inviable de aquí en adelante, advirtieron desde CAME.

Fuente: El Litoral (www.ellitoral.com)