Si bien este brote no afecta ni es transmitido directamente por las aves, su virulencia está impactando al negocio avícola chino y global.

Ante la falta de continuidad en el suministro de granos y otras materias primas, los avicultores de la provincia china de Hubei, dentro de la cual se encuentra la ciudad de Wuhan, epicentro del mortal brote de coronavirus, han decidido sacrificar parte de sus parvadas.

Así lo informó la agencia noticiosa Reuters, aunque sin precisar en cifras el impacto de este nuevo proceder. “Algunos avicultores de la provincia de China en la que se originó el brote de coronavirus están teniendo que sacrificar a sus aves jóvenes, ya que las nuevas normas para contener la enfermedad han paralizado el suministro de pienso y el de animales vivos a los mataderos”.

El cable noticioso continuó explicando que “la prohibición del traslado de aves de corral vivas, que supone un riesgo potencial para la propagación de la enfermedad, ha impedido a los granjeros de Hubei llevar pollos y huevos al mercado. Al carecer de comida para sus aves, algunos granjeros las alimentan menos, mientras que otros eliminan parte de su corral, según un representante de la Asociación Avícola de Hubei, que declinó ser identificado por no estar autorizado a hablar con los medios de comunicación”.

De profundizarse esta problemática, Hubei dejaría de suministrar 500 millones de aves al mercado chino, además de ser una región de significativa importancia en la producción de huevos de mesa.

Coronavirus afecta precio de la soja

Adicional a esta situación, que agregaría un mayor desabastecimiento de proteína animal al mayor mercado del mundo, el coronavirus ha traído otras consecuencias.

Se trata de la caída de hasta un 8% de los precios internacionales de la soya, el principal insumo de la avicultura mundial. Esto se viene registrando por la conjunción de dos hechos relevantes: la caída de la demanda china por el mencionado impacto del coronavirus, y las grandes cosechas registradas en los mayores productores mundiales, principalmente en Brasil y Argentina.

La agencia Bloomberg informó recientemente al respecto que “los futuros de la soja se dirigieron a su mayor caída mensual desde mediados de 2018. La propagación de casos mantendrá a muchas regiones chinas en días festivos prolongados, lo que podría interrumpir las cadenas de suministro y la logística. Eso agrava la decepción por la falta de compra de frijoles en Estados Unidos desde que firmó un acuerdo comercial a principios de este año”.