A causa del cierre de 40 ciento de granjas y el mayor costo de la harina y cascarilla de soya, los medianos y pequeños productores de pollo del departamento de Cochabamba redujeron su producción en 44 por ciento. La poca oferta hizo que el precio se eleve, y en los mercados el kilo de la carne del ave se vende entre 15 y 17 bolivianos.

La baja producción se debe a que cerca del 40 por ciento de las 2.500 granjas cerraron tras la cuarentena. Esto fue debido a que el precio del pollo se desplomó por la sobreoferta que causó que los productores vendieran el kilo incluso a 3,5 bolivianos, cuando su costo de producción era de más de 6. El costo al consumidor final llegaba a 8 bolivianos el kilo.

“El incremento del precio del pollo siempre está en función a la disponibilidad del producto en el mercado. El 40 por ciento de nuestras granjas ha dejado de producir y el 80 por ciento de los granjeros se quedó sin capital y no se pueden repoblar las granjas”, dijo el representante de los medianos y pequeños productores de pollo, Héctor Cordero, reporta Los Tiempos.

A eso se suma que el precio de la harina solvente de soya, cuya tonelada se vendía en 300 dólares y actualmente cuesta 350. Incluso hay escasez del producto, pues las industrias aceiteras están priorizando la exportación de este producto. “Sin duda la elevación de la harina y cascarilla de soya repercute en el precio del pollo”, explicó el representante.

Cordero indicó que los productores que han quebrado no califican para acceder a los créditos que lanzó el Gobierno nacional porque no tienen Número de Identificación Tributaria, muchos carecen de bienes inmuebles y operan en granjas alquiladas.

Tendremos Sobreproducción

El representante calcula que en diciembre el precio del pollo volverá a desplomarse debido a que en octubre los productores de todo el país repoblaron sus granjas con más de 19 millones de pollos bebé, según datos del Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria (Senasag), pero el consumo por mes es de solo 16 millones. Esta cantidad estará disponible en los mercados en diciembre, por lo que Cordero calcula que nuevamente habrá sobreoferta.

“Lo curioso es que mis unidades productivas no se han reactivado. Sin planificar, se están generando nuevos emprendimientos. Se han sobrepoblado las granjas, supongo que son granjas nuevas que están ingresando en desmedro de otras, rebasando la capacidad de consumo, causando un descenso catastrófico del precio”, explicó Cordero.

Para evitar las continuas subidas y bajadas del precio del pollo, el representante solicitó al Gobierno nacional planificar la producción. Esta planificación ayudaría a garantizar la soberanía alimentaria y las dramáticas pérdidas para los productores.

Productores preparan marcha de protesta

Por la elevación en el precio de la harina y cascarilla de soya los productores lecheros y porcinocultores anunciaron una marcha de protesta para esta semana.

El asesor general de la Cámara Agropecuaria de Cochabamba (CAC), Rolando Morales, indicó que los costos de los derivados de la soya se han elevado en gran medida, lo que afecta al costo de operaciones de los productores.

Debido a esta situación la carne de cerdo subió de precio, pero los productores lecheros no pueden hacer lo mismo, pues el producto lo entregan a PIL. Esta situación preocupa a los afectados, que han reportado menos ingresos.

Los productores consideran que el Gobierno transitorio apoya a las grandes industrias soyeras y no a los pequeños productores.