El 5 de noviembre el Ministerio de Agricultura del Japón anunció que se ha confirmado un brote altamente patógeno de gripe aviar en una granja avícola de Miyoto, en la prefectura de Kagawa, en el oeste de Japón.

Es el primer brote de gripe aviar que se registra en el país en los últimos dos años y diez meses. El ministerio aseguró que se sacrificarán alrededor de 330.000 pollos en la el área avícola.

El Gobierno de la prefectura de Kagawa llevó a cabo una inspección en la granja el miércoles de esta semana, luego de recibir un informe sobre el aumento en el número de aves muertas en el lugar. Un análisis genético reveló el jueves que los pollos podrían haberse infectado con la gripe aviar.

En agosto, la gripe aviar fue confirmada en dos granjas de Australia situadas a unos 100 kilómetros de Melbourne. Después de sacrificar todas las aves y de que terminara la cuarentena impuesta a las granjas infectadas, las autoridades declararon que habían eliminado el riesgo de propagación de la infección.

El Gobierno de la prefectura pedirá a las granjas avícolas situadas en un radio de 3 kilómetros desde el foco de infección detectado, que no trasladen o envíen sus aves a otros lugares.