Mientras que el comercio exterior continúa menguado por los efectos del coronavirus, el mercado doméstico a través del aumento de salarios, la tarjeta AlimentAR y de precios competitivos está recuperando el nivel de consumo.

De acuerdo al informe elaborado por el vicepresidente de la Federación de Industrias Frigoríficas Regionales Argentinas (FIFRA), Daniel Urcía,  se evidencia una recuperación del consumo en el negocio ganadero que compensará, al menos en parte, la caída de las exportaciones.

“Nuevamente el Coronavirus encabeza nuestro comentario mensual, ahora no solo es preocupación por las exportaciones sino que ante los casos importados y locales nos coloca en situación de emergencia a toda la actividad. Todas las empresas están desarrollando y aplicando protocolos al respecto pero ninguna está ajena a que haya contagios y si eso ocurriera podría implicar que todo el personal de un frigorífico tuviera que estar en cuarentena y por ende no podría trabajar durante un lapso prolongado ”, explicó el trabajo.

”La actividad de faena del mes de febrero de 2020 muestra una mejora respecto a Enero producto de la recuperacion del mercado doméstico, mientras que la exportación continua menguada por los efectos de renegociación de contratos y del coronavirus de China, el mercado doméstico a través del aumento de salarios, la tarjeta AlimentAR y de precios competitivos está recuperando el nivel de consumo. Los datos y composición de la faena así lo demuestran, en enero se faenaron 1.168.793 cabezas en 22 días hábiles con un promedio diario de 53.126 animales, mientras que en Febrero se faenaron 1.021.785 en 20 días hábiles con un promedio de 56.766 animales, es decir, la faena diaria fue mayor ”, agregó.

En virtud de esta nueva realidad mundial, la federación proyecta que el consumo interno crecerá pero lo hará a costa del valor de la hacienda que se estaba recuperando pero -atentos al poder adquisitivo de los consumidores y el aumento de costos industriales- este será la variable de ajuste.

Con motivo de la normativa por parte de la Superintendencia de Riesgos del Trabajo 13/2020 estableciendo un peso limite de 25 kg para el traslado de carne por parte los trabajadores, Fifra aclara  que la misma prevé el uso de medios mecánicos para pesos mayores al igual que para el caso de las bolsas de cemento en el sector de construcción, por ende, es factible y legal comercializar medias reses o cuartos, debiendo adecuarse las instalaciones o medios para la descarga de carnes. En conclusión no se debe confundir comercialización con técnicas de distribución.