Este 2020 presenta numerosos desafíos para el productor ganadero. No solo por el impacto del COVID-19 sino que también por la sequía que viene afectando distintas zonas productivas del país. El destete precoz es una práctica muy útil en años de sequía, porque permite recuperar el estado corporal de las vacas, y además permite mantener los índices de preñez del rodeo.

En esta oportunidad entrevistamos al MV Nahuel Spalding de Cladan Nutrición y Salud animal quien nos cuenta como están reaccionando los productores a esta alternativa.

Escuchá la nota completa aquí:

En el manejo tradicional de un rodeo de cría bovino, cuando las condiciones de lluvias y crecimiento de los pastizales y pasturas ocurren en forma normal para la zona, el destete o separación del ternero de su madre suele hacerse a los 6 meses de edad del mismo. Durante esa etapa que los terneros permanecen con sus madres, ellas deben consumir suficiente alimento, que les permita mantenerse y producir leche para su ternero. Además en este mismo período, las vacas deben manifestar celo y concebir un nuevo ternero, para lograr el objetivo de un sistema de cría eficiente: un ternero por vaca por año.

Si las vacas no logran consumir a través de los alimentos, la energía que necesitan, la toman de su propio cuerpo. Si lo anterior ocurre, la vaca pierde peso y estado corporal, lo cual tendrá como consecuencia que la vaca no manifieste celo, y por ende, no conciba un nuevo ternero, con la consiguiente disminución de los índices de preñez del rodeo. Solo si la vaca tiene un buen estado corporal reanudará su actividad sexual, caso contrario, priorizará la producción de leche y su mantenimiento.

En situaciones de baja ocurrencia de lluvias, y por ende, de baja disponibilidad de forraje, una alternativa de manejo que permite aliviar las necesidades nutricionales de las vacas con cría al pie, es el Destete Precoz.

Esto consiste en la separación anticipada del ternero de su madre respecto al destete tradicional, y es aplicable en condiciones de campo, a partir de los 60 días de vida del ternero y 70 kilos de peso vivo mínimo.

El ternero de destete precoz es funcionalmente diferente al proveniente de un destete convencional (6 meses). El destetado en forma precoz aún no tiene totalmente desarrollado sus pre-estómagos (rumen), por lo tanto, debe suministrárseles una dieta formulada adecuadamente, que permita un rápido y equilibrado crecimiento del rumen.