Roberto Bianchi, Suscriptor a cargo del ramo Ganado del Grupo Asegurador La Segunda

La Industria Avícola nacional es un extraordinaria fuente de empleo y una importante generadora de divisas provenientes de la exportación. El Grupo Aseguradora La Segunda, con el objetivo de colaborar con el sector avícola, dar previsibilidad y proteger la producción de enfermedades exóticas, principalmente de la gripe aviar, creó una cobertura que brinda resguardo para este tipo enfermedades.

Si bien el Grupo Asegurador La Segunda siempre estuvo vinculado a los seguros agropecuarios, sus representantes comerciales recibían inquietudes por parte de los productores y cooperativas respecto de la existencia de alguna cobertura para la producción avícola.

“Nosotros veníamos enfocados en otro nicho –puntualmente la agricultura– y a través de Liliana Nuñez nos llega la idea de poder realizar un seguro para la producción de carne aviar y la de huevos en nuestro país.

Así fue como Nuñez se reunió nuestro equipo de Desarrollo de Producto, a cargo de Fernando Fazioli, y le fueron dando forma a lo que primero fueron consultas, y luego una etapa de análisis de producción, de análisis técnico, de reuniones con la Superintendencia de Seguros, y con Karina Lamelas del Ministerio Agroindustria.

De ahí en más comenzamos a recabar información sobre los distintos nichos y los distintos tipos de producciones en Argentina, pudimos armar el primer bosquejo de seguros, que es diferente a este que ya está terminado, porque en ese lapso de tiempo pudimos analizar la posibilidad de incluir enfermedades exóticas y de incluir la falla y rotura de maquinarias, Más allá de lo que se venía solicitando, que era un seguro para la actividad avícola, nosotros fuimos nomenclando distintos riesgos que ya los veníamos trabajando desde otras áreas, para que sea un seguro completo”, comenta Roberto Bianchi, Suscriptor a cargo del ramo Ganado del Grupo Asegurador La Segunda.

El Seguro Avícola que ofrece y comercializa el Grupo Asegurador La Segunda está apuntado al valor que tienen los animales dentro del establecimiento productivo. Si bien, históricamente, la compañía ya contaba con seguros para las estructuras (galpones) y para toda la actividad pecuaria o agropecuaria, no tenía en cartera un seguro que le otorgara una valoración a los animales y que indemnice en base a un siniestro por la muerte de los mismos.

El nuevo Seguro Avícola es específicamente para los animales, la pérdida significativa que los productores puedan tener en caso la de muerte de los animales está valorada en virtud de la actividad, ya sea ponedoras o parrilleros.

En este sentido, esta nueva herramienta representa una alternativa financiera para que los productores puedan amortiguar el impacto de imprevistos y recuperar costos en casos de siniestros cubiertos, promoviendo la normal continuidad de la actividad para los trabajadores del sector.

Al mismo tiempo que apoya a los productores avícolas tecnificados, alienta a los más rezagados e intenta revalorizar y fortalecer la Industria Avícola nacional, en consonancia con las disposiciones de Senasa en materia de seguridad agroindustrial. Ante un siniestro, la compañía –independientemente de que exista negligencia–, cubrirá el siniestro, porque así está estipulado en el contrato, y después buscará los motivos del mismo, ya que la función principal de este seguro en indemnizar al asegurado y después establecer las causas probables del siniestro. Es decir, la compañía asegura la continuidad de la producción.

Antecedentes en el mundo

Estos seguros ya forman parte de varios seguros pecuarios que en Europa, puntualmente en España, también en México y Brasil, donde existe un sistema relacionado con el Estado, donde hay aportes del Estado tanto para seguros avícolas como porcinos.

En Panamá, ya tienen aseguradas 6 millones de madres en el sector porcino y un 20% de las granjas de parrilleros a través de un convenio con el Estado. “Este tipo de seguros ya tiene 15 años en el mercado. Nosotros tomamos de ellos algunas pautas de subscripción y también estamos re-asegurados en el exterior… tenemos un soporte económico internacional en el caso de tener que afrontar una siniestralidad grande”, señala Roberto Bianchi. En los países donde existe el Seguro Avícola, su función es la de sanear los costos de un eventual rifle sanitario.

“En el caso de la Influenza Aviar, por las experiencias que pudimos recabar en Chile, lo primero que se hace es determinar una región siniestral donde probablemente el virus opere y se procede a un vacío sanitario que puede llegar a ser de 100 a 150 kilómetros, dependiendo la magnitud del brote; no nos olvidemos que la influenza es una enfermedad que también afecta a los humanos, incluso puede producir muertes, no denunciarlas sería una irresponsabilidad muy grande por parte del productor”, destaca Bianchi.

El Seguro Avícola además, representa una garantía para los posibles importadores respecto tener completo todo el ciclo productivo con la tranquilidad de un seguro. “A nosotros nos ha pasado con otros productos, por ejemplo con seguros para equinos, donde tenemos asegurados productores que exportan animales: los animales los compran de recién nacidos y les hacen un seguro en Argentina hasta que puedan exportarlos y eso les da una garantía plus extra al negocio, e inclusive se paga más por esos animales porque se sabe que están bien protegidos y con buenas prácticas de crianza. Esto tiene un valor que incrementa la calidad del producto”, afirma Bianchi.

Costos

Desde el Grupo Asegurador La Segunda señalan que han desarrollado este seguro pensando en los costos de la industria avícola, analizando punto por punto en distintos lugares del país el tipo de operatividad que tienen en el mercado, y las distintas variantes que tienen en el precio, entre otras variables.

“Es un seguro muy accesible, que a su vez también brinda distintos tipos de planes. Estamos cubriendo a una tasa muy buena, en una producción de pollos, los 5 ciclos anuales de un galpón. Se paga una prima de seguro sobre un ciclo que sería un galpón lleno, pero la cobertura es anual, con lo cual cuando vos haces la relación estás cubriendo 5 ciclos de producción”, destaca Bianchi.

Interés del productor local

Según relata Roberto Bianchi, el equipo del Grupo Asegurador La Segunda está enfocado a comercializar el Seguro Avícola en todo el país. A tal fin, están recorriendo las distintas zonas productoras para adquirir experiencia en el área y obtener un feed-back de los productores en relación a lo que necesitan y esperan de este producto.

“Existe un gran interés por saber de qué se trata el seguro, de conocer en profundidad cuales son sus alcances, de tratar de dilucidar en qué zona afecta una cosa más que la otra… Nosotros estamos abiertos a lo que ellos puedan contarnos más de lo que nosotros podemos ofrecerles, porque tratamos de que esto sea interesante para todos los sectores y, por las primeras experiencias que tenemos, el costo no era lo primordial, sino cómo operaban las enfermedades, las sumas aseguradas, cuánto se cubría, qué se cubría, dónde se cubría y hasta dónde se cubría; porque el precio iba en un segundo lugar… Primero teníamos que definir como iba a ser la prestación, la respuesta ante un siniestro y cuándo se iba a pagar el mismo.

El siniestro se paga a los 15 días de haberse realizado las inspecciones, algo que nosotros con los otros seguros pecuarios ya lo estamos cumpliendo. Es una gran ventaja contra con la liquidación a los 15 días del siniestro. Esas fueron las primeras consultas que empezamos a tener por parte de los productores”.

Cobertura Adicional

Ricardo González, Analista de Riesgos del Grupo Asegurador La Segunda, sintetiza los beneficios del Seguro Avícola de esta manera: “cuando un productor accede a este tipo de cobertura, comienza a contar con la tranquilidad de seguir adelante con los ojos cerrados en el caso de enfermedades, de daños climatológicos, de una enfermedad exótica, de una falla o rotura de maquinaria… El Seguro Avícola garantiza la continuidad del emprendimiento para que los asegurados se dediquen sólo a producir, mientras que el respaldo vamos a ser nosotros en el caso de alguna eventualidad de estas características”.

Riesgos Cubiertos

Los riesgos que ampara este seguro son por muerte o estado agónico de los animales asegurados que se encuentren dentro de la explotación avícola, a causa de enfermedades como laringotraqueítis aviar, viruela aviar, coccidiosis, tifosis- pullorosis, micoplasmosis aviar y riesgos climáticos como incendio, rayo, inundación, granizo, viento, tornado. También cubre enfermedades exóticas como la influenza aviar, el newcastle y rotura o falla de maquinaria.

Los planes fueron creados atendiendo a los márgenes de la actividad y riesgos que se amparan, dependiendo de diferentes factores como la cantidad de naves que posee el establecimiento, la cantidad de animales que se aseguran y el tipo de cobertura que al productor le interesa contratar.

Para que el productor pueda tomar este seguro debe estar inscripto en el Registro Nacional Sanitario de Productores Agropecuarios, habilitado por el Senasa y tener vigente el certificado de habilitación sanitaria para establecimientos de producción avícola. Está destinado a los animales cuya explotación se encuentre dentro del territorio argentino y según las siguientes categorías: pollos parrilleros, gallinas ponedoras, recrías de Ponedoras, recrías de reproductores, madres y padres reproductores, abuelas y abuelos reproductores.