Con la participación virtual del presidente de la Nación, Alberto Fernández, y la asistencia del gobernador de Santa Fe, Omar Perotti, quedó inaugurada este miércoles la nueva terminal de granos de la Asociación de Cooperativas Argentinas en Timbués.

Tras el acto, la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (CIARA) y el Centro de Exportadores de Cereales (CEC) emitieron un comunicado en el que celebraron la apertura del puerto, que demandó una inversión de 140 millones de dólares, y pidieron al Estado “acompañamiento” y “previsibilidad” para el sector productivo.

La plataforma se suma a los 22 puertos existentes en el país que exportan granos y productos procesados del complejo industrial oleaginoso-cerealero argentino. “Estas inversiones, además de culminar el proceso productivo del eficiente campo argentino, constituyen importantes obras de ingeniería que califican a los trabajadores locales”, sostuvieron ambas instituciones.

El país exporta 100 millones de toneladas de granos y productos procesados desde el complejo agroindustrial todos los años, siendo el primer abastecedor mundial de harina y aceite de soja, el segundo exportador mundial de maíz y el tercero en soja. A ello se le suma la elevada exportación de productos como trigo, aceite de girasol, cebada y sorgo al mundo.

Asimismo, esas exportaciones reportan al país un ingreso de entre 25 y 28 mil millones de dólares anuales. Según datos del INDEC, el complejo oleaginoso aportó, el año pasado, el 40,78 % del total de las exportaciones de la Argentina. El principal producto de exportación del país es la harina de soja (13,5 % del total), que es un subproducto industrializado generado por este complejo agroindustrial, que tiene actualmente una elevada capacidad ociosa cercana al 50%.

En ese sentido, el presidente de CIARA-CEC, Gustavo Idígoras, afirmó que “la inversión de ACA es un ejemplo más de la existencia de un mercado granario transparente, competitivo donde las empresas siguen invirtiendo para dar respuesta a los desafíos de la seguridad alimentaria mundial y generar fuentes genuinas de empleo en nuestro país”.

También destacó la importancia del núcleo productivo santafesino, siendo así que este nuevo puerto facilitará la exportación y otorgará más dinamismo económico a la región. “Estamos convencidos que la salida económica del país está centrada principalmente en su capacidad de producir alimentos con valor agregado y su exportación al mundo. Para ello, es fundamental el acompañamiento al sector por parte del Estado, a través de políticas de promoción de la producción y de la exportación, que potencien su máximo desarrollo y permitan consolidar la posición de Argentina como líder mundial en la exportación de productos agrarios”.

Asimismo, resaltó que “es menester dar previsibilidad a las cuestiones propias de la infraestructura, como el caso de la Hidrovía Paraná, cuya concesión vence en los próximos meses y cuyos mecanismos de control requieren de prontas mejoras”.