Hablemos de calidad de huevo

0
92

En un breve recorrido podemos dividir el tema Calidad del Huevo en: genética, crianza del ave, alimentación, instalaciones y conservación.

La genética es fundamental en cuanto a la calidad de cáscara. En el proceso continuo de selección, cada casa genética trata de obtener los mejores y mas balanceados resultados, pero al tratarse de alguna manera de una “sábana corta”, el genetista debe priorizar según criterios preestablecidos un aspecto sobre otro, y muchas veces una característica positiva buscada compite con otra, como podría ser el caso de bajo consumo y tamaño de huevo, por ejemplo.

“La calidad del huevo varía y el consumidor es cada vez más exigente en la demanda de lo que quiere, por ejemplo quiere un huevo de tamaño adecuado, limpio y fresco”.

En el caso de Dekalb, la genética que orgullosamente representa Cabaña Modelo, la promesa de 95 semanas de vida o mas altamente productivas, se sostiene en haber desarrollado un ave que expone buena cáscara con un buen tamaño de huevo, aunque no exagerado, durante toda su vida, pero destacando donde mas importa: de las 65 semanas en mas.

Escuchá las reflexiones de Sebastián Noguera de Cabaña Avícola Modelo junto a Adalberto Rossi:

Para que este hecho se exprese, cada avicultor debe hacer una tarea profesional durante la recría, y en lo que respecta a la calidad de la cáscara, esa tarea tiene mas énfasis de la semana 15 a la 25 de vida, y en este caso nos referimos al manejo del calcio, el programa de luz para aprovechar la precocidad que la genética ofrece y una adecuada y facetada nutrición a lo largo de la crianza.

En este breve panorama de los factores que inciden en la calidad de la cáscara , por supuesto la alimentación del ave en postura tiene una importancia clave, tanto en que la ración esté ajustada tanto a las recomendaciones de la genética , como a las circunstancias de materias primas, clima y condiciones de equipamiento del establecimiento de que se trate.

También debe tenerse en cuenta que las fuentes de calcio sean confiables y contengan los porcentajes por los cuales son tomados en la formulación: pidamos a nuestros proveedores de núcleos o premezclas que rutinariamente incluyan análisis del carbonato o la conchilla. Respecto a estas materias primas, tampoco podemos pasar por alto el tema granulometría, debe tratarse de partículas lo suficientemente gruesas, no molidas finas.

Una vez lograda una buena cáscara, queda por ver que este perfecto y limpio envase diseñado por la Madre Naturaleza no sea deteriorado por fallas en nuestras instalaciones, es decir que las bandejas en el caso de una jaula no automática, o la cinta de recolección de huevo en el caso de un galpón automatizado, estén en perfecto y programado estado de limpieza. Y un tema: no confundamos automático con “se cuida solo”, el trayecto del huevo debe ser supervisado de forma de que si algún huevo queda trabado en la jaula o se rompe en el trayecto , no deteriore a la producción que le siga.

Una vez en el depósito, el mercado dirá si esta producción va a ser stockeada varios días, o en la mas feliz de las situaciones será vendida en forma casi inmediata. Mas en el primer caso, debemos tener en cuenta tener condiciones de humedad controlada, no accesos de moscas y roedores a esa área, y si el huevo no está envasado y está en maple, tomar la precaución de fechar todos los pallets para así asegurar una buena rotación.

En el caso de galpones tradicionales, existe la posibilidad de que el maple esté mas húmedo en el caso de haber llovido el día de la recolección, y en ese caso, de stockearse la precaución debe ser doble, y no deberíamos descartar el uso de velas fumígenas para impedir la posible proliferación de hongos durante el proceso de espera.

Asimismo, toda mercadería que no se despache en el día debe ser doblemente revisada para extraer cualquier huevo roto que haya sido pasado por alto, dado que el mismo es una fuente de deterioro de las condiciones del resto, y en el caso de pasar hasta el cliente , luego de varios días, puede generar una imagen errónea de la calidad de nuestra producción.

El modelo de maple a utilizar tiene un papel importante en este proceso. Todos los proveedores tienen un modelo para huevo mas chico y otro para huevo más grande, y es normal entre muchos colegas, utilizar el más chico para huevo 1, sobre todo en épocas donde la venta está más dificultosa. Pero atención! si esa mercadería va a una cola de días de stock, suma posibilidades de tener dentro mas huevo roto, el cual suma a sus defectos el teñir a sus vecinos en el caso de tratarse de un maple altamente pigmentado, en general un orgulloso súper azul.

Para concluir, vuelvo a ser Gerente de Cabaña Modelo, y me pregunto, que puede ofrecer Dekalb para que este proceso sea más virtuoso? Y la respuesta es clara, resilencia, más huevo vendible y mejor cáscara durante toda su vida.

La resilencia la hará absorber cualquier deficiencia en el proceso de crianza, productivo y de alimentación mejor que ningún ave del mercado, siendo una gallina que a veces pareciera que le gusta ser desafiada. Mas huevo vendible, porque da mas huevos donde hoy se gana la batalla de la cantidad,  en la segunda parte del ciclo productivo, y esa batalla, aparte de con la mayor cantidad de semanas arriba del 90% del mercado, se gana con buena cáscara hasta las 95 semanas, sin invitaciones al replume o al retiro anticipado por causa de haber fracasado su resistencia.

Webinar Calidad de Huevo: Cabaña Modelo junto a Dekalb

El próximo 26 de Noviembre, Cabaña Modelo organiza un webinar dedicado a ” Calidad de Huevo”. Con la participación especial del Dr, Rafael Lera (Dekalb). La cita será el próximo es a las 13hs.