También se destacó el aumento de la carne aviar. El sector vacuno se mantuvo con un ritmo constante de producción. Así lo reflejó un informe de la Bolsa de Comercio de Rosario.

Un trabajo realizado por la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) permitió determinar el desarrollo que tuvo entre 2008 y 2019 la producción de carne en la Argentina, donde se registró un crecimiento de la misma, de la mano del sector porcino y aviar. Además, la cadena de la carne vacuna se mantuvo constante en su ritmo de producción.

El informe de la BCR –que firmaron Emilce Terré y Alberto Lugones– sostiene que el sector bovino, porcino y avícola son importantes generadores de Valor Agregado a nivel nacional. En este sentido, estas 3 cadenas generan, en sumatoria, el 2,1% del PBI en términos de valor agregado y, por otro lado, aportan el 28% del Valor Bruto de Producción de las 31 Cadenas Agroalimentarias Argentinas. La cadena bovina es la de mayor importancia dentro de la selección efectuada y el segundo considerando a todas las Cadenas, sólo por detrás de la soja.

La cadena que presentó un mayor dinamismo en el período analizado, fue la porcina. La misma reflejó un aumento de la producción del 130% entre el 2008 y el 2019. El año pasado, los niveles de producción se ubicaron en 629.717 toneladas equivalentes a res con hueso.

La introducción de China aumentó considerablemente este mercado y hoy en día este país es el principal consumidor e importador a nivel internacional. Aunque el principal destino de las exportaciones nacionales en 2019 fue Rusia, la habilitación de 14 establecimientos en noviembre de 2019 para realizar envíos al gigante asiático generaría expectativas positivas para la realización de transacciones con dicho país

Según el informe de la bolsa rosarina, el incremento que se registró fue como consecuencia de dos factores. Por un lado, la caída del consumo de carne vacuna que se trasladó a otros mercados y la carne porcina ha sido uno de los sectores beneficiados, ya que entre 2008 y 2019 el consumo per cápita de carne porcina pasó de 7,6 kilos por habitante por año hasta casi duplicar su valor, y llegar al actual escenario con 14,58 kilos por habitante por año.

Pero además incidió en el aumento de la producción porcina, una mayor demanda internacional. Al respecto, Terré y Lugones, explicaron: “La introducción de China aumentó considerablemente este mercado y hoy en día este país es el principal consumidor e importador a nivel internacional. Aunque el principal destino de las exportaciones nacionales en 2019 fue Rusia, la habilitación de 14 establecimientos en noviembre de 2019 para realizar envíos al gigante asiático generaría expectativas positivas para la realización de transacciones con dicho país”.

Además, comentaron: “La clara mejora en el volumen de exportaciones de carne porcina brinda una reducción en el déficit comercial que se tiene con el mercado externo. Durante todo el período, las importaciones de productos basados en carne porcina siempre han sido superiores en toneladas equivalentes a los envíos realizados al exterior”.

Cadena avícola

Otra de las cadenas de producción de carne que mostró un crecimiento en los últimos 11 años, fue la avícola. En 2019, en los establecimientos habilitados por el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) la producción fue de 2.207 toneladas, registrándose un aumento del 56% en relación al 2008. Al respecto, los encargados de realizar el informe, detallaron: “A diferencia de lo sucedido con el sector bovino, la producción de carne aviar creció a lo largo de todo el período excepto el año 2018”.

Otra de las cadenas de producción de carne que mostró un crecimiento en los últimos 11 años, fue la avícola
Otra de las cadenas de producción de carne que mostró un crecimiento en los últimos 11 años, fue la avícola

En el rubro de las exportaciones, “el sector avícola es el que presentó el menor dinamismo dentro de las tres cadenas agroalimentarias analizadas, presentando un 20% de aumento, donde se pasó de 222,6 mil toneladas en 2008 a 268 mil toneladas en 2019. De todas formas, el saldo exportable del sector es netamente superavitario, a tal punto que las importaciones, como máximo, alcanzaron a representar el 7,87% del volumen exportado, medido en toneladas, en 2011”, explicaron desde la BCR.

Por su parte, el consumo de carne aviar presentó un aumento del 37% aproximadamente entre el 2008 y el 2019. Además, la faena se concentró en dos provincias: Entre Ríos y Buenos Aires, que representaron el 51% y el 36% respectivamente.

También en esta cadena agroalimentaria se destaca la producción de huevos industrializados, que mostró una baja cercana al 12,3% entre los años 2015 y 2019, y las exportaciones de huevos de uso industrial, albúminas, yemas y huevos con cáscara generaron envíos al exterior por más de 3000 toneladas y propiciaron un ingreso de entre 15 millones de dólares para el período 2019.

Carne vacuna

En el período analizado, la producción de carne vacuna “se mantuvo constante ya que evidenció una variación del 0,08% entre las toneladas a principio y fin del período. Pero vale aclarar que, a partir del año 2009, el sector ingresó en una fase contractiva de la producción, de la cual incluso hasta 2019 no ha podido recuperarse”, expresaron los especialistas de la Bolsa de Comercio de Rosario.

Según el informe de la Bolsa de Rosario,

Según el informe de la Bolsa de Rosario, “la producción de carne vacuna se mantuvo constante ya que evidenció una variación del 0,08% entre las toneladas a principio y fin del período analizado”

Por otro lado, las exportaciones aumentaron un 326% entre 2015 y el año pasado, y con un incremento del volumen comercializado del 97,01% al tener en cuenta las toneladas comercializadas en 2008. El fuerte incremento de las exportaciones registrado en 2019, llevó a nuestro país a regresar al grupo de los 5 principales exportadores a nivel mundial.

Por último, desde el 2008 el mercado interno presentó una baja en el consumo de carne vacuna superior al 20%. El informe de la BCR, sostiene: “Dicha variación, se ve reflejada en el aumento de las exportaciones y en los aumentos en las cantidades consumidas de carne porcina y aviar”.

Fuente: Infobae