El Covid-19 es un shock negativo, pero transitorio

0
102

Desde fin de 2019, han surgido algunas complicaciones para los exportadores en Argentina, además de la caída de precios internacionales. Se observa una disminución en el tipo de cambio real oficial, que ha quedado muy por debajo en comparación al “blue”, con una brecha que supera el 70 %. En el mercado internacional la crisis por la pandemia ha provocado caída de precios internacionales de commodities.

Lee éste nota y más en la última edición de Cátedra Avícola & Agropecuaria

El coronavirus es un shock negativo que ha afectado a casi todo el mundo. En este nuevo contexto, lo esperable sería una disminución de los precios internacionales de los commodities, dados los menores ingresos de la población mundial.

La inquietud pasa por saber cómo impacta este fenómeno en las distintas economías provinciales. Es claro que la región Patagónica, más petrolera, estará entre las más afectadas. Previo a este análisis, es conveniente calibrar este nuevo escenario dentro del contexto económico del país.

Panorama Nacional

Los datos muestran en los dos últimos meses una disminución de precios internacionales en alimentos, con la excepción en granos (en especial, en arroz). También ha habido una reducción de precios en metales básicos (vinculados a la producción), y muy fuerte en energía (petróleo). Notoriamente, hay un aumento en los precios de metales preciosos (sólo oro, no los otros), al ser un activo más demandado en periodo de incertidumbre económica.

Estos índices, que son un promedio de distintos precios, difieren por país, puesto que son distintas sus estructuras de productos exportados. En Argentina, la caída de precios internacionales en alimentos ha sido mayor. En dos meses, disminuyeron un 8% (vs un 5% en el promedio mundial). Para un exportador argentino, no sólo debe considerar esos precios, sino además cual es el valor del dólar (y también los volúmenes de ventas).

A partir de mediados de 2018, cuando se inició la crisis en la última parte de la gestión anterior, el dólar oficial se encareció notoriamente, lo cual favorecía al sector exportador. Sin embargo, desde fin de 2019, han surgido algunas complicaciones para los exportadores en Argentina. Primero, está la caída en sus precios internacionales, recién comentada. Segundo, se observa una disminución en el tipo de cambio real, oficial, que posiblemente sea una tendencia que se mantenga, como una política para controlar la inflación.

Tercero, el dólar oficial es bajo en comparación al blue. La brecha entre ambos dólares supera el 70% en mayo, lo cual desalienta a la actividad exportadora. Falta agregar un cuarto punto, que han sido las nuevas retenciones, que aumentaron en varios productos, notoriamente en soja. Resumiendo, el dólar oficial viene perdiendo valor. Ni la brecha ni las retenciones juegan a favor, y ahora la mayoría de los precios internacionales son menores.

Vision Regional

Primero, se presenta una evolución de los precios internacionales de productos relevantes en las distintas regiones argentinas, divididas en tres grupos. Corresponde a un cambio durante un año. En la mayoría se observa una disminución de precios.

En los dos meses de coronavirus, esos precios han disminuido, pero en la mayoría la caída viene desde antes. Sobre la base de estos precios, se calcula un índice de precios de exportación, relevante para cada provincia. Este índice sólo tiene en cuenta algunos productos, principalmente agropecuarios, agroindustriales y mineros (petróleo incluido). La mayoría son commodities.

Debe tenerse presente que cada una tiene su propia estructura exportadora. Por ejemplo, Mendoza es intensiva en vinos, y Misiones en té y yerba mate. En general, las economías más grandes están más diversificadas, mientras que las pequeñas tienden a concentrarse en pocos productos (San Juan en oro, frutas en el Alto Valle).

Para comprender el impacto de esos precios, también se debe tener presente la relevancia de las exportaciones en cada economía provincial. Tiende a ser mayor en la región pampeana, y menor en las norteñas. El gráfico “Precios internacionales y peso de las exportaciones – Una mirada desde las provincias”, presenta tres grupos de provincias. El más favorecido es aquel conformado por jurisdicciones con mayor peso de las exportaciones en su economía y con mejora en sus precios internacionales.

Considerando todo un año (incluyendo el periodo de la cuarentena), sólo San Juan se destaca, por el aumento de precio del oro. La región pampeana, más exportadora, presenta una leve caída en sus precios de exportación, mientras que Chubut estaría entre las más afectadas.

Algunos puntos que llaman la atención

Se ha excluido Neuquén, un caso extraño. Hace casi veinte años, el petróleo representaba la mitad de sus exportaciones, y ahora ni aparece, siendo la provincia con mayor expansión en la producción petrolera en los últimos años. Por las noticias, claramente es de las jurisdicciones más perjudicadas por el bajo precio del crudo.

Santa Cruz, una provincia notoriamente petrolera, presenta una leve disminución en su índice de precio de exportación. Llamativo. La explicación es doble. Por un lado, buena parte de su producción de crudo no se exporta, y por otro lado, están los precios de sus exportaciones mineras (plata).

Aunque en los últimos meses comenzaron a disminuir, previamente venían incrementándose. Río Negro está entre las más afectadas, con menores precios de sus frutas. A nivel mundial, el arroz ha mejorado sustancialmente su precio internacional, especialmente en estos dos últimos meses.

Esta mejora no se ha producido en nuestro país. Por eso, también disminuye el índice de precio de exportación en Corrientes. Interesante es el caso de exportadores de cítricos frescos, con precios internacionales que han ido mejorando en las últimas semanas por la mayor demanda derivada de cambios en la dieta a propósito del coronavirus. Por ejemplo, en limones, beneficiando a provincias norteñas. Ese producto, fresco y sus derivados, representan un tercio de las exportaciones tucumanas.

Comentarios finales

El Covid-19 es un shock negativo, pero transitorio. Ante los menores ingresos de la población, la mayoría de los precios internacionales disminuyen, pero no tan abruptamente como el petróleo. Además, en varios precios se observaba una tendencia decreciente, aun antes de la pandemia. Se han analizado dos puntos. El primero está vinculado con los ingresos de los exportadores argentinos, que no sólo dependen de esos precios, sino también del nivel del dólar oficial (y también del volumen de ventas).

Estamos en un periodo extraño, porque el dólar oficial no es bajo comparado con el promedio histórico, pero no sólo viene perdiendo fuerza, sino que está barato en comparación al dólar blue, que genera ruido en el negocio exportador. El segundo punto está vinculado con el impacto regional. Cada provincia tiene su índice de precio de exportación. En la mayoría se observa menores precios.

Como Argentina es una economía relativamente cerrada, es señal de que la relevancia de las exportaciones en varias provincias no es tan significativa (especialmente en varias provincias norteñas). Dentro de las que sí son más exportadoras, la más favorecida es San Juan, por el mayor precio del oro, mientras que las más afectadas son las patagónicas, por el petróleo.