Comercial Baci cuenta con más de 15 años de experiencia en cerrado de bolsas de pollo con cintas adhesivas en Argentina. Actualmente sus productos son utilizados en más de 40 plantas frigoríficas, logrando eliminar todo elemento metálico en el proceso de empaque, adaptando el mercado local al internacional y reduciendo los costos de manera significativa.

La inquietud del Departamento Comercial y Técnico de Comercial entendió que luego de tantos años en el mercado, era necesario ingresar en una nueva etapa de su producto insignia –Jetfix– por la maduración del uso.

“Eso nos inspiró en buscar una solución a lo que entendíamos que pasaba mucho en los usuarios por comentarios de ellos mismos, como dolencias fisicas en el proceso del área de empaque de las plantas de faena, convirtiendo esto muchas en ausentismo, un problema que se generan naturalmente por el proceso mismo de manipulación y cierre”, sostiene Cristian Ciancio, Presidente de Comercial Baci.

La experiencia sumada a la investigación realizada junto a empresas del sector, Jefes de Plantas, Médicos de Plantas y Traumatólogos externos, concluyó que muchos de los problemas de tendinitis o dolores físicos en los operarios se debían a diversas razones referentes al área de empaque, como malas posturas, malos agarres o una incorrecta ubicación de las mesas de apoyo, pero también a una gran falta de mantenimiento de los equipos, así como tambien al uso de máquinas con un alto desgaste, debido a la falta de renovación.

¿Porque sucede esto? “Siendo equipos tan simples, sumado a la falta de tiempo, el día a día del sector mantenimiento y las urgencias, se les otorga poca atención a las cerradoras de bolsas, no por esto dejando de ser un elemento muy importante y necesario en las empresas avícolas. Sabemos que es –sin dudas– la máquina más simple de una planta, pero como toda máquina, de todas maneras, requiere de precisión”, afirma Ciancio.

Está estudiado que es muy frecuente cambiar un repuesto y que el usado se vuelva a guardar en un cajón o en el almacén, sólo “por las dudas”, sabiendo que muchas veces se vuelven a usar, es una situación muy frecuente. Esto no sólo genera daños al operario por el mal funcionamiento, sino también un costo alto y oculto porque se dispara el desgaste innecesario de otras piezas, muchas veces más costosas, como por ejemplo las cuchillas. Sólo a modo ejemplo, y por simple razonamiento, el desgaste de una cuchilla de acero siempre es más costosa que una pieza plástica interior. “Producto de este análisis, y de un trabajo conjunto con Tecmaes (fabricante de las máquinas Jetfix) y 3M Cono Sur (fabricante de las cintas de cierre de las bolsas), creamos Baci Flex.

Un modelo de negocios que llega para facilitar el mantenimiento y permite asegurar que se realice con las piezas correctas, que no se gaste más dinero y que sepa que la productividad es mayor cuando un equipo funciona bien”, destaca Ciancio.

VENTAJAS DE BACI FLEX

El nuevo modelo de negocios que ofrece Comercial Baci permite que las plantas frigoríficas dispongan de equipos nuevos a través de la renovación de su parque cada 36 meses –y sin inversión–, y que a su vez, reciba durante los 36 meses todos los kits de repuestos sujetos a desgaste, abonando sólo una cuota mensual fija, aplicable directamente a gastos contables.

En conclusión, por un lado servirá para ordenar el proceso de compras de insumos y repuestos, pero también para ordenar el mantenimiento preventivo, conocer el gasto mensual real y a saber que contara con la renovación de máquinas cada 3 años, y sin inversión. En un principio fue difícil llegar a transmitir todas las ventajas, por el solo hecho de cambiar el concepto de “pagar por el uso” vs. “invertir en nuevos equipos”.

Actualmente 12 empresas argentinas ya decidieron adoptar el nuevo sistema. “Estamos seguros que podemos mejorar una buena parte de los problemas de tendinitis de los operarios con mantenimientos reales y seguros.

Contamos con la seguridad y la experiencia, y conocemos muchas empresas que sufren estos problemas y con indicadores reales de ausentismos muchas veces altos. Algunos datos de empresas nos informan del 30 al 60% de ausentismo del personal en el área de empaque”, concluye Cristian Ciancio.