Walter Mayer, Gerente de la sucursal Entre Ríos de Grupo San Blas, cuenta cómo la empresa tuvo que adaptarse a un nuevo escenario, decidió diversificarse y se convirtió en la primera exportadora de miel orgánica del país a partir de una coyuntura económica. Además detalló las ventajas de los nuevos modelos de minicargadores Bobcat que arribaron recientemente al mercado.

La “nueva normalidad” obligó a muchas empresas a adaptarse a un nuevo escenario económico, financiero y comercial. “Nosotros siempre fuimos una empresa que se adaptó a la situación desde el mercado. Como ejemplo, te puedo decir que en 2012 tuvimos que salir a exportar miel”, recuerda Walter Mayer, Gerente de la sucursal Entre Ríos del Grupo San Blas.

En aquel año, tras una resolución de la Secretaría de Comercio Interior, en ese momento bajo el mando de Guillermo Moreno, el Grupo San Blas se vio obligado a ingresar en un negocio muy diferente al de las grúas, por las que se siempre se identificaron como líderes en el mercado. La resolución establecía que, para poder importar era necesario exportar, por lo que muchas empresas ingresaron en negocios hasta ese momento desconocidos, con tal de compensar su balanza comercial.

Fue en ese momento que la firma ingresó en el mundo apícola. “Hoy somos exportadores de miel, siempre fue un sueño en el corazón de Armando, que es el titular de la empresa. Entre 2012 y 2014 trabajamos arduamente en la compra de miel y en la logística, lo que generó que hoy seamos exportadores, que tengamos una unidad de negocio con una planta de miel en Roque Sanz Peña (Chaco) y, como Grupo San Blas, seamos importadores de primeras marcas y exportadores de productos alimenticios, como lo es la miel, que es tan sana y demandada en el mundo entero”, asevera Mayer. “Logramos exportar miel orgánica, estamos en el tope de gama, porque la intención siempre fue agregar valor al producto y somos los primeros exportadores de miel envasada”, destaca.

NUEVOS LANZAMIENTOS

Respecto del core business de Grupo San Blas –maquinaria, minicargadores, grúas–, Mayer señala que están trayendo una nueva línea de productos de Bobcat, fabricados en China, a un mejor costo. “La diferencia entre un Bobcat y otro –en referencia al fabricado en EE.UU.– es simplemente la disposición del motor, ni siquiera la marca o el origen del motor, sino la disposición.

En general, los Bobcat tienen el motor transversal y las nuevas líneas que está trayendo Grupo San Blas al mercado argentino –S18 y S16– vienen con un motor longitudinal, que no alarga el chasis. La S16 es igual al modelo S150 o S510 y la S18 es exactamente igual a la S175 o S530 actual, para los que puedan relacionarlo”, explica el especialista y agrega “está fabricado por Bobcat, tiene la misma calidad. Lo hemos probado en los galpones de pollos y ya tenemos minicargadores S16 con cabina cortada trabajando en limpieza de galpones con muy buen rendimiento, el consumo de combustible es exactamente el mismo, así que en realidad lo que hace el productor o el integrado es bajar su nivel de inversión inicial”.

En este sentido, Mayer aclara que “la mano de obra se sigue utilizando porque por ahí lo que no está muy resuelto es la recolección del pollo, para lo que se necesita mucha mano de obra. El Bobcat tiene una alta participación a la hora de quitar la crianza hecha a poner los pollitos nuevos, porque reduce mucho el tiempo de trabajo, dependiendo siempre del tamaño del galpón y de la humedad del guano.

Calculamos que en unas 8 horas el productor está en condiciones de colocar pollitos nuevos y ahí es donde se logra la máxima eficiencia. Obviamente cada empresa o integrado tiene su método de trabajo y se adapta a lo que le exige el frigorífico”. Volviendo sobre las ventajas de los nuevos S16 y S18, Mayer sostiene que “la ventaja principal es el costo inicial de compra, luego el equipo es exactamente igual a los Bobcat que todo el mundo conoce; la capacidad de la carga es la misma, y también la distancia de eje de entrada. La única diferencia es que el motor es longitudinal pero tiene la misma capacidad de carga: la S16 carga 750kg y la S18 890kg.

Por otro lado, la altura en la cual vuelca la S16 es de 2.900 milímetros, al tiempo que la S18 vuelca a 3.000 milímetros. Esto lo subrayo porque es donde tiene que volcar la desparramadora de guano en el caso de los galpones de pollo, para después poder tirarlo en el campo”. Para la industria avícola, Mayer explica que Grupo San Blas corta especialmente la cabina de los Bobcat: “a pedido del cliente le bajamos la cabina para que pueda entrar en cualquier tipo de galpón y puedan prestar servicios en galpones viejos como en nuevos. Además de cortar la cabina, colocamos la computadora a la altura de las piernas del operador, de frente. Es un trabajo metalúrgico y electrónico. Se realiza en Casa Central porque tenemos un taller importante y además están los técnicos especializados”.

USADOS Y SERVICIO DE POST-VENTA

En relación a los equipos, Grupo San Blas no sólo vende Bobcat nuevos, sino que también cuenta con maquinaria en alquiler o usados que son reciclados a nuevo por la empresa. En este sentido, Mayer señala que “hay Bobcat que tienen hasta 30 años de antigüedad, a los que sólo se les tuvo que hacer el motor y el correspondiente mantenimiento.

Tenemos equipos modelo ‘90, ‘92 y ‘96 trabajando y limpiando galpones de pollos, que gozan de un perfecto estado y funcionamiento… ¡son irrompibles! A veces hay equipos muy viejos que los tomamos en parte de pago, los reacondicionamos a nuevo, y los volvemos a vender a la mitad del valor de un equipo cero kilómetro”. Representantes exclusivos de Bobcat en Argentina hace más de 40 años, los técnicos del Grupo San Blas están especializados en asesorar y dar un servicio de posventa de alta calidad, “en muchos casos solucionamos algunos de los inconvenientes que puedan surgir por teléfono, si no vamos con el repuesto o con la respuesta adecuada, y eso es muy importante; los técnicos están altamente capacitados.

Este servicio de post-venta de calidad, genera un alto valor de reventa del producto, porque cuando se quiere vender, el valor de reventa dada la asistencia de calidad y la accesibilidad a los repuestos, es importante”, resalta Mayer. En cuanto a disponibilidad de los repuestos, Mayer asegura que están nacionalizados desde el año 2003, “tenemos un valor agregado ahí, hemos probado muchos repuestos, los que no funcionaron los traemos importados, pero tenemos un 70% de repuestos nacionales; de hecho, Grupo San Blas tiene una marca propia de filtros que se llama Gold Filter, que nació para abaratar los costos de los servicios y para que el productor pueda tener un repuesto de alta calidad a un valor razonable”.

Mayer destaca que Grupo San Blas tienen todas las soluciones para el productor ante cualquier problema que pueda presentar el Bobcat y aclara: “si no tengo un repuesto es porque nunca, en estos 40 años, se rompió”. Dada la pandemia y la cuarentena establecida por el Gobierno, pueden presentarse algunos retrasos en los envíos de repuestos, “pero si nosotros podemos acercarnos al cliente y entregárselo en mano, lo hacemos con todos los protocolos. Hoy se hace un poco más difícil… generalmente el envió de repuestos se realizaba a través de encomiendas de micros de larga distancia y eso, por razones obvias, no se pudo hacer más”, señala Mayer En la industria avícola, un gran porcentaje de galpones y empresas utiliza los minicargadores Bobcat. “Somos los líderes del mercado; aparecieron otras marcas con cabinas cortadas, pero el Bobcat que nosotros preparamos para la industria avícola tiene muy poca electrónica y esto es una gran ventaja para la industria, dado que guano es muy corrosivo y eso puede dañar mucho la parte electrónica. Al ser mecánico, hidráulico y un poco menos tecnológico, hace que su vida útil sea superior en el guano respecto de otras máquinas.

Por esta razón es muy importante la asistencia en los repuestos, dado que eso implica que el cliente no tenga el equipo detenido. Un equipo parado hoy es carísimo”. El Grupo San Blas tiene ocho sucursales en todo el país: “hacemos base en el sur de Corrientes y toda la provincia de Entre Ríos. Estamos muy contentos de pertenecer a Grupo San Blas y poder dar asistencia en las provincias. A pesar de las crisis, Grupo San Blas siempre ha estado presente”, concluye Mayer.