El gobierno de Japón ha pedido a las granjas avícolas de todo el país que desinfecten las instalaciones, informó la emisora NHK. “La necesidad de vigilancia es más fuerte que en años habituales”, dijo el portavoz principal del gobierno, Katsunobu Kato, según la NHK.

El brote de influenza aviar de este año es el peor del país en más de cuatro años, con el virus detectado en seis prefecturas durante el último mes.

Granjas en dos prefecturas adicionales en Japón sacrificaron pollos, ya que se ha encontrado en el país influenza aviar altamente patógena, un subtipo H5, en ocho de 47 prefecturas.

Tras la confirmación de la infección por influenza aviar en la prefectura de Okayama (sureste de Japón), el ministerio de Agricultura, Silvicultura y Pesca creó un grupo de respuesta, y el ministro, Kōtarō Nogami, instó a todas las prefecturas a prepararse para la respuesta inicial.

Se ha ordenó a todas las granjas de pollos que lleven a cabo la debida desinfección y que verifiquen los regímenes de higiene y se aseguren de que las redes instaladas para mantener a las aves silvestres fuera de las operaciones domésticas estén instaladas correctamente.

Nogami, en una conferencia de prensa este viernes, dijo: “Tengo una fuerte sensación de crisis sobre una brote a nivel nacional en el futuro”. La influenza aviar se ha transmitido en varios lugares desde el mes pasado, y durante esta semana se confirmó en granjas avícolas en la prefectura de Okayama, y ​​hasta ahora se ha confirmado en 22 granjas en 9 prefecturas.

Nogami abundó al respecto: “Esta temporada, los brotes se están produciendo uno tras otro en todo el mundo, y se han detectado virus en aves muertas de aves silvestres en varias partes del país”.

En ese sentido y como primeras medidas de contención, expresó su intención de cooperar con la respuesta inicial, como el sacrificio y la desinfección, para evitar la propagación en la prefectura de Okayama.

Después de eso, anunció que se inspeccionaría la gestión de higiene de las granjas de avícolas, se procedería a la desinfección todas las carreteras principales y estanques de la zona y dijo que “vamos garantizar al personal, los suministros y el sacrificio necesarios para evitar futuros brotes”.

La infección por influenza aviar se confirmó en una granja avícola en la ciudad de Misaku, prefectura de Okayama, y ​​las autoridades sanitarias han procedido a la eliminación de unos 640.000 pollos en esta granja desde la mañana de este viernes.

Según la prefectura de Okayama, el jueves, se encontraron varias aves muertas en una granja en la ciudad de Misaku y, como resultado de las pruebas genéticas, se detectó el virus de la influenza aviar “tipo H5”.

Además, el área dentro de un radio de 3 km alrededor de esta granja avícola se designa como un “área de movimiento restringido” que prohíbe el traslado de pollos y huevos, y el área dentro de un radio de 10 km se designa como un “área de exportación restringida” que prohíbe el envío desde esa área. El ministro Nogami esxpresó: “estamos adoptando medidas para prevenir la propagación”.

Los brotes de influenza aviar han venido ocurriendo en granjas de pollos en la prefectura de Okayama desde 2015, hace cinco años y se ha propagado a las granjas avícolas en varios lugares desde el mes pasado, y ya se han confirmado 9 prefecturas, incluida la de Okayama.

Japón ya había sacrificado 2,36 millones de aves antes de los dos últimos brotes. Japón tiene alrededor de 138 millones de pollos de engorde.