Cifra alarmante: Los agricultores ya sacrificaron al menos 100 millones de pollos jóvenes debido a que las restricciones de viaje impuestas para controlar la propagación del coronavirus bloquean los envíos de alimentos para animales.

Escribe: redacción actualidad avipecuaria

Cómo insólito, se puede catalogar lo que está pasando en China, un suceso fenomenológico que ha hecho que ese país atraviese una serie de acontecimientos que están mermando su predominancia económica. La Peste porcina africana es una, otro, el coronavirus. Y ahora se le suma el sacrificio masivo de las aves de corral.

Los agricultores ya sacrificaron más 100 millones de pollos jóvenes debido a que las restricciones de viaje impuestas para controlar la propagación del coronavirus bloquean los envíos de alimentos para animales, de acuerdo con un informe de Wang Zhongqiang, ex director de la China Animal Husbandry Association (Asociación de Cría de Animales de China), y Ning Zhonghua, profesor de Universidad de Agricultura de China.

No hay duda de que la población de pollos de China va a caer bruscamente en los próximos meses, dijo Qiu Chong del Jinghai Poultry Industry Group (Grupo de la Industria Avícola Jinghai), un productor líder de pollos. No hay polluelos y los agricultores tienen dificultades para llegar al fin de mes.

Por ello, China comenzará a importar pollos vivos de Estados Unidos, pues la escasez de alimento a causa del coronavirus obliga a las granjas avícolas de la segunda economía más grande del mundo a sacrificar millones de aves jóvenes.

El sacrificio de las aves de corral se produce después de la matanza masiva de cerdos en China debido a la peste porcina africana durante el año pasado y amenaza con agravar la escasez de proteínas en el país que ha provocado una creciente inflación y el alza de los precios de la carne. 

Estados Unidos, un aliado

Para aumentar los suministros, Pekín informó ayer que va a permitir la importación de aves vivas de EU. La medida representó el levantamiento total de la prohibición de los envíos de aves de corral desde Estados Unidos impuso después de los brotes de influenza aviar en ese país en 2015. 

Lo que está pasando en China

En Jinghai, que compró alimento para aves de corral de las provincias vecinas, los camiones de reparto quedaron atrapados en los controles de carretera o los conductores tuvieron que pasar horas tratando de obtener permisos de entrada, lo que retrasó las entregas. El suministro insuficiente de alimento que se vio como resultado a finales de enero significó que 30 mil pollos morían de hambre cada día, dijo Qiu. 

Tenemos problemas para administrar un negocio normal porque nuestras pollos no tienen suficiente para comer, dijo. Jinghai tal vez tenga que sacrificar hasta 10 millones de pollos—o 10 por ciento de su producción anual— si el problema continúa durante otras dos semanas.

Cifra alarmante: Los agricultores ya sacrificaron al menos 100 millones de pollos jóvenes debido a que las restricciones de viaje impuestas para controlar la propagación del coronavirus bloquean los envíos de alimentos para animales.

Los problemas también afectan a los productores de alimentos para animales debido a la escasez de maíz y soya, sus principales ingredientes.

Un director de Charoen Pokphand Group, un fabricante líder de alimentos para animales, dijo que sus fábricas en Hubei se quedarán sin suministro en dos semanas, mientras que los pares locales más pequeños van a agotar su suministro en cuestión de días. “El tráfico de carga se derrumbó en Hubei”, dijo el director. “Hay controles de carretera en todas partes”.

Muchas ciudades chinas también prohibieron el envío de animales vivos a larga distancia por temor a que pueda propagar el virus. Eso alteró el modelo estándar de la industria en el cual los criaderos proveen pollos para las granjas avícolas, que luego envían pollos adultos al mercado.

De acuerdo con CnAgri, una consultora agrícola de China, 15 por ciento de los pollos de China se envían a mataderos, mientras que el resto se vende a restaurantes o mercados.

Otras granjas se suman a la medida

En la ciudad sureña de Yulin, 13 grandes granjas avícolas ya mataron 6.7 millones de pollos, o cuatro quintas partes de su población total, desde finales de enero, de acuerdo con la asociación local de cría de animales.

Además las granjas de pollos en Hubei dijeron que están matando a todos sus polluelos, mientras que las granjas en Guangdong planean comenzar a enterrar a sus polluelos vivos si el cierre no empieza a mejora.

Fuente: ActualidadAvipecuaria