El aporte es el más alto en los últimos cinco años. FADA presentó el informe que releva la importancia para el futuro pospandemia. Incluye un ranking de productos que sorprende, el mapeo de la Argentina productiva y el motor de empleos. Un “Monitor de exportaciones” que derriba mitos.

La Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina (FADA) presentó por primera vez un informe inédito: el Monitor de Exportaciones Agroindustriales. Un profundo explorador de lo que aportan al país y en el día a día del ciudadano.

Uno de los datos que sorprende es el “Top five” de productos con los que Argentina encabeza un podio mundial de Exportaciones. Argentina ocupa el 1º puesto como exportador de aceite y harina de soja, yerba mate y porotos. 2º exportador mundial de maní. 3º exportador de girasol, maíz, soja y peras. 4º en cebada cervecera. 5º carne de vaca, camarones, langostinos, té negro y leche en polvo. Y la lista sigue, con un amplio repertorio de economías regionales posicionadas a nivel internacional.

Nicolle Pisani Claro, economista de FADA, destacó que en el primer semestre del 2020, 7 de cada 10 dólares ingresaron al país desde las exportaciones agroindutriales remarcando que “es el aporte más alto logrado en los último cinco años”.

Según estos datos, las exportaciones agroindustriales representan el 74% de las exportaciones totales del país. Las cadenas agro ingresaron al país 20 mil millones de dólares en exportaciones. De ese total, 70% fueron las cadenas granarias, 15% economías regionales, 8% carnes, 2% lácteos y 5% otros productos.

“Este trabajo de monitoreo nos muestra dónde estamos y nos muestra que la política internacional externa no es una foto estática, sino que va cambiando, y hay que adaptarse a esas necesidades internacionales”, señaló Gustavo Idígoras (CIARA/Centro Export. Cereales).

Para David Miazzo, economista Jefe de FADA, uno de los mayores impactos positivos de las exportaciones agroindustriales es el “motor de empleos”, el interminable circuito que generan. “Toda esta cadena mueve empleos directos e indirectos, desde los insumos, el productor, el contratista, el maquinista, el camionero, la industria, el comercio, etc., en cada una de esas áreas se generan a su vez empleos indirectos. Pero además cada uno de esos trabajadores, con esos ingresos, consume, compra, invierte, en sus regiones, lo que impacta moviendo a la economía desde todos lados”.