Expectativa e incertidumbre de los productores porcinos por el desembarco de inversiones provenientes de China al país. A raiz del tema hablamos con Daniel Yusé, Productor porcino de Navarro.

Acerca del acuerdo: “Nos genera una expectativa enorme, pero también cierta incertidumbre sobre de qué se trata el convenio. El convenio todavía no ha sido firmado, sino que se ha mandado un borrador a China con 3 puntos importantes”.

Actualidad: “Todos sabemos que el crecimiento del cerdo ha sido muy buena en estos últimos diez años, pero la concentración existe”.

Condiciones: “Darle las condiciones para el acceso a la materia prima, sobre todo el cereal, para que se produzca el acceso de muchos productores que hoy en día estamos haciendo lechones”.

Sanidad: “Nosotros tenemos un estatus de sanidad muy bueno. En ese sentido vamos a tener que ser muy cuidadosos”.

Escuchá la nota completa aquí:

Granja de cerdos para China: productores bonaerenses rechazan polémica y hablan de “oportunidad”

En los últimos días, el tratamiento de un acuerdo comercial próximo a firmarse con China, para aumentar la producción de carne de cerdo de forma industrial, llevó polémica en las redes a través de organizaciones ambientalistas, que sostienen que de concretarse el tratado, convertiría a la Argentina “en una fábrica de pandemias” y que su elevada producción dejaría “efectos devastadores en los campos”, similares a los ocasionados por la soja transgénica.

El acuerdo, anunciado por Cancillería el pasado 6 de julio y que aún no fue firmado, propone que nuestro país pase de producir 230 mil toneladas a 9 millones de toneladas de carne de cerdo, solo en exportación al gigante asiático.

Lejos de esta polémica, Alejandro Lamacchia, presidente de la Asociación de Pequeños y Medianos Productores de Porcinos de la Provincia de Buenos Aires (Aproporba), se mostró en desacuerdo con la postura de organizaciones ambientalistas, ya que “ideologizan” y que sus argumentos “son datos técnicos no reales”.

En relación a la campaña en contra de la instalación de granjas porcinas con capitales chinos en el país, Lamacchia señaló que “las crisis nos dan oportunidades, que deben ser aprovechadas y que no de hacerlo, lo único que logrará es profundizarla” y remarcó que “si la producción porcina es controlada, es sustentable”.

“China tiene el problema de abastecimiento en carne porcina por varios años hasta tanto logren solucionar las consecuencias que la Peste Porcina Africana que generó en su economía. El proyecto habla del incremento en un 50% del stock porcino actual en un par de años, y de ser un país importador, podemos ser exportadores, y en una buena posición mundial”, argumentó, en diálogo con 0223

En ese análisis, el referente de los productores de porcinos bonaerenses sostuvo que “esta alianza estratégica permitirá un crecimiento rápido en una situación de post pandemia, generando un número muy importante de fuentes de trabajo, que no es conveniente despreciar. Pueden acomodarse pueblos enteros”, evaluó.

Para Lamacchia, un tratado de estas características, “debe ser analizado entre todas las partes” y explicó que los beneficios también podría trasladarse al sector agropecuario.

“Si de cereal se habla, de los 50 millones de toneladas de maíz que producimos, alrededor de 35 millones se exportan. ¿Y si sé lo damos a los animales, generando valor agregado? Está la posibilidad de proyectos asociativos porcinos y agropecuarios”, razonó.

En relación a la contaminación que generaría aumentar en 40 veces la producción porcina, Lamacchia manifestó: “Algunos manifiestan preocupación por los purines y la contaminación. La tecnología permite impermeabilizar las lagunas, los biodigestores purificar el aire generando electricidad y gas. Inclusive utilizarlo como abono agropecuario”, dijo.

Y añadió: “Decir, que las granjas son el infierno mismo, parece más ideológico que científico, y sobre todo poco serio”.

“Hay que realizar buenos contratos, responsables, pensados, planificados, convenientemente asesorados y le daremos un impulso económico importante al país, teniendo en cuenta la protección del pequeño y mediano productor. Cualquier acuerdo que se realice debe permitir la continuidad y la mejora de la producción nacional. Nadie quiere que vengan los chinos y destruyan nuestro suelo”, remarcó.

Por último, Lamacchia sostuvo que en caso de concretarse dicho acuerdo, “no alcanzaría a Mar del Plata, que tiene una producción más destinada a los lechones y se nutre de los que producen las ciudades de Balcarce, Otamendi o Mar Chiquita. Asimismo, la intención del gobierno es que estas empresas chinas se instalen en el NOA y NOE, los sectores del país más postergados. Aunque sería ideal que puedan venir hacia este sector. Habrá que ver qué se decide”, concluyó.