Entrevistamos al Ing. Químico, Patricio Bessone, del Equipo técnico comercial Avicultura de Cladan Nutrición a propósito del uso de colina en la nutrición animal.

Hoy en día las dietas en la producción animal contienen niveles energéticos muy elevados, provenientes tanto de origen animal como vegetal, para lograr alcanzar en períodos cortos el máximo rendimiento.

Para hablar del metabolismo de las grasas, es necesario comenzar por el metabolismo hepático. Dentro de las funciones del hígado se encuentra la de sintetizar ácidos grasos y producir ácidos biliares que acompañaran al proceso de metabolización y digestión de las grasas. Estos ácidos grasos sintetizados y en conjunto con los ácidos grasos ingeridos deberán ser transformados en emulsiones de triglicéridos para lograr la correcta absorción.

Esta formación de micelas, pequeñas gotas de lípidos dentro del tracto gastrointestinal, facilitan la acción de las lipasas y por consecuencia se mejora su digestibilidad.
Una deficiencia en el transporte de éstas grasas puede ocasionar una acumulación de las mismas dentro del hígado y esto conlleva a lo que se conoce como síndrome de hígado graso interfiriendo en el correcto funcionamiento hepático.

Compuestos como la colina y el inositol, y su necesaria transformación a fosfolípidos y lisofosfolípidos, poseen efecto emulsificante para la formación de micelas y lograr la correcta metabolización de las grasas.

El COLPHOS de Cladan es una fuente de fosfolpípidos y lisofosfolípidos que producirán el efecto de emulsificación deseado con un costo energético menor ya que éstas formas químicas no necesitan transformarse para lograr el objetivo buscado.