¿Qué cambios va a suponer el COVID-19 para el sector agroalimentario? Diversos expertos internacionales respondieron a esta cuestión en la The Alltech Ideas Conference (ONE), que la multinacional norteamericana celebró de forma virtual congregando a más de 23.000 asistentes de 126 países.

Mark Lyons, CEO de Alltech
Mark Lyons, CEO de Alltech

Desde su base en el estado de Kentucky (Estados Unidos), la compañía internacional de nutrición animal Alltech desarrolló su evento insignia: «La Conferencia de Ideas». Es una experiencia que va más allá de la especificidad del negocio de la nutrición animal y que en esta oportunidad incluyó disertaciones de una ex astronauta de la Nasa (Cady Coleman), de un especialista en calidad del aire (Frank Mitloehner) –para despejar mitos sobre la agricultura– y en la que circularon datos estratégicos sobre este sector productivo.

Por ejemplo que por primera vez en nueve años cayó la producción global de alimento balanceado (algo más de un 1% en el 2019) por el impacto de la fiebre porcina africana en China y el sudeste asiático.

Mark Lyons, presidente y CEO de la empresa, aseguró que hay pocos lugares como la Argentina para producir alimentos y que la pandemia revalorizó el rol de los productores. “Uno de los imperativos es mejorar la eficiencia, pero siempre pensando en el consumidor final, que no quiere que bajemos la calidad y que está preocupado por su salud y la de su familia. Creo que el camino son las soluciones naturales y entender a la nutrición como un sistema toral. Es lo que están demandando los productores y los consumidores, y nosotros estamos trabajando en eso”.

En referencia a nuestro país, el CEO de Alltech afirmó que “hay pocos lugares en el mundo que pueden ser tan productivos como la Argentina y con un volumen tan importante, quizás algunas regiones de Brasil y Ucrania. Como nos pasaba en Irlanda (el fundador de la compañía es el irlandés Pearse Lyons, padre de Mark, que comenzó con el negocio en Estados Unidos hace cuarenta años), a veces siento que les falta desarrollar más marcas globales, porque la visión del país como productor de alimentos es muy positiva.

El mejor ejemplo es lo que lograron con sus vinos, que ahora son valorados en todo el mundo.

LA NUEVA NORMALIDAD PARA LOS AGROALIMENTOS

Lynda McDonald, Gerente de Proyectos de Desarrollo de productos lácteos de Tetra Laval en África, afirmó que “no podemos decir que haya ningún tipo de patrones normalizados que podamos seguir aplicando”, respecto de la industria láctea en la época de COVID- 19, en la experiencia virtual de Alltech. McDonald fue el primer panelista en hablar en «La nueva normalidad para el sector agroalimentario» tras el Covid- 19, una sesión magistral moderada por el profesor Damien McLoughlin.

Damien McLoughlin
Damien McLoughlin

McLoughlin aprovechó la experiencia de los miembros del panel en diferentes sectores, a saber, lácteos, porcino y avicultura, para analizar los impactos de COVID-19 en los negocios agrícolas globales y las implicaciones futuras.

Lynda McDonald
Lynda McDonald

Se unieron a la discusión los líderes de la industria, el Dr. Gordon Spronk, un veterinario de formación y cofundador del Sistema Pipestone para la producción porcina en EE. UU., y Philip Wilkinson, líder principal de varias empresas avícolas mundiales y vicepresidente de la Asociación de Aves de Corral Procesadores y comercio avícola en la UE.

Los panelistas usaron una palabra para describir el estado de su industria en este momento; McDonald’s dijo «caos» cuando hablaba de la industria láctea, Spronk eligió «sin precedentes» para la industria porcina y Wilkinson usó «alarmante» al citar las cifras en la industria avícola.

PROBLEMAS SIMILARES EN TODO EL MUNDO

Los expertos coincidieron en que existen desafíos similares en todas las industrias agroalimentarias debido al COVID-19 con respecto a: Un cambio en la demanda del servicio de alimentos y los hábitos de consumo: Se perdió un volumen significativo de consumo fuera del hogar.

“Cuando se cerraron los restaurantes, junto con otras entidades de servicio de alimentos, debido a las intervenciones de COVID-19, eso disminuyó nuestra demanda”, dijo Spronk. Según él, los restaurantes y el servicio de alimentación representan aproximadamente el 25% de la demanda en la industria porcina en los EE.UU. Wilkinson estimó que para la industria avícola en el norte de Europa, ese número sería de aproximadamente el 20%.

McDonald’s compartió que el servicio de alimentos y las ventas de restaurantes han bajado un 50% para los lácteos. Sin embargo, notablemente, durante el cierre y las primeras compras de pánico, las ventas de lácteos han aumentado entre 50 y 100%. “Por lo tanto, es un salto caótico, en términos del cambio de restaurantes y servicio de alimentos a minoristas”, dijo.

El nivel de precisión en la cadena de suministro de alimentos: Los cierres de restaurantes y el cierre de frigoríficos y plantas de procesado de carne, debido a intervenciones gubernamentales, crearon en Estados Unidos un problema de envasado en los productos lácteos y de venta de los cerdos.

En los productos lácteos, los tamaños de envases y los tipos de productos lácteos que las personas consumen están cambiando en todo el mundo. Esto lleva a que los procesadores no puedan envasar lo que se necesita a tiempo.

En la producción porcina, la estructura fija no puede manejar una cierta cantidad de peso o volumen, lo que puede convertirse en un problema de seguridad. Estos problemas han llevado a situaciones en los EE. UU. donde se está tirando la leche y los cerdos no están puediendo ser llevados al matadero, mientras que al mismo tiempo, puede haber escasez de productos lácteos y carne en los supermercados.

Esto ha sucedido porque el sistema no puede soportar la demanda en términos de acceso al mercado. Spronk llamó a esto una “situación extraña”, mientras que McDonald dijo que esto es “desgarrador”, especialmente teniendo en cuenta la inseguridad alimentaria que enfrentan muchas personas.

Almacenamiento: Wilkinson mencionó que en este momento hay más de medio millón de toneladas de carne de pollo en congeladores en toda Europa, y McDonald comentó que la cantidad es similar en los lácteos, estimando que habrá alrededor de 500,000 toneladas de lácteos almacenados para fines de mayo, lo que es comparable a lo que sucedió durante la última crisis económica de 2009.

Estos productos normalmente habrían ido al servicio de comidas y restaurantes. “En algún momento, cuando salgamos del bloqueo y volvamos a la nueva normalidad, todavía tomará algún tiempo para que ese volumen se filtre en el mercado”, afirmó Wilkinson. “Este será un problema de 18 meses, no un problema de 18 semanas.

Son 18 meses de presión de precios”, advirtió.

Philip Wilkinson
Philip Wilkinson

Exportación: Desde el punto de vista de la oferta y la demanda, McDonald’s sugiere que los tres riesgos en el lado de la oferta son:

1. Ganaderos que producen menos: Esto puede ser el resultado de perder el acceso al mercado, perder crédito para comprar alimento para el ganado, problemas laborales o problemas de inmigración.

2. Los Gobiernos están perdiendo la calma: algunos Gobiernos están imponiendo prohibiciones a la exportación de productos.

3. Almacenamiento: este riesgo, cuando se tiene en cuenta a través de la lente de las exportaciones, afecta a las calorías comercializadas en todo el mundo. Refiriéndose a la industria porcina de EE.UU., Spronk explicó que se exporta el 30% del producto.

Con esto en mente, planteó una pregunta: “¿Realmente queremos depender de las exportaciones?” Argumentó que, si bien el mundo de la globalización dice que deberíamos, si hay geopolítica en juego, eso es algo que los productores deben tener en cuenta.

 

Dr. Gordon Spronk
Dr. Gordon Spronk

EL MOMENTO DE LA VERDAD

Cada experto ofreció su punto de vista de lo que se puede aprender de lo que estamos viendo durante el tiempo de COVID-19. Sus ideas fueron que: –Una crisis resalta problemas preexistentes: «Si hay algún tipo de fragilidad en el sistema, cualquier tipo de grietas o fisuras que ya existían anteriormente, una crisis sirve para resaltarlos », dijo McDonald. «Muchos de los sistemas lácteos son robustos, funcionan bien y continuarán funcionando bien durante esta crisis y después».

–Esta es una oportunidad para conocer sus fortalezas y debilidades: Mike Tyson dijo una vez: “Todos tienen un plan hasta que te golpeen en la boca”, señaló Spronk. “Y, por lo tanto, recomendaría a cualquier líder en agricultura y en servicio de alimentos que lidere cuidadosamente todos los días.

Nunca desperdicies una buena crisis. Aprenda cuáles son realmente los puntos débiles y fuertes de su equipo, y construya sobre eso”.

–Es más difícil adaptarse cuando estás demasiado concentrado: «Aquellos que están orientados exclusivamente a abastecer a empresas fuera del hogar no pueden capitalizar el aumento del consumo en el comercio minorista », dijo Wilkinson. «Entonces, si descubrimos que esta será la nueva norma, los países que producen grandes volúmenes de producto tendrán que pensar nuevamente sobre dónde está su mercado o considerar seriamente buscar otra forma de utilizar sus tierras agrícolas ».

DESAFÍOS DE OPORTUNIDADES ACTUALES

–La demanda general de lácteos está creciendo: McDonald argumentó que, a medida que más personas pasen de la pobreza de subsistencia a la clase media en los próximos años, una de las primeras cosas en las que gastarán más es en proteínas de mejor calidad, incluídos lácteos, pollo, cerdo y vaca.

–El sector avícola ve un fuerte crecimiento: “Cada problema es una oportunidad”, dijo Wilkinson. Afirmó que el sector avícola podría responder rápidamente debido al corto ciclo de producción y porque es una proteína de carne de consumo masivo. “Es una proteína animal que es un conversor de alimentos increíble y es increíble en términos de consumo de agua. No necesita mucho espacio. Puedes darle la vuelta en seis, siete semanas. Indudablemente va a estar ahí arriba alimentando de 9 a 10 mil millones de personas en el futuro ”.

–Apetito por la comida local: en Australia, existe un impulso masivo por la comida local que sea favorable para el bienestar, trazabilidad y seguro. “Australia está comenzando a salir del encierro, y el consumo fuera del hogar está comenzando a aumentar allí”, dijo Wilkinson. McDonald’s también compartió que en todo el mundo musulmán, la demanda de lácteos ha aumentado porque actualmente se encuentran en Ramadán. Esto significa que hay mucha más leche local en los suministros de leche informales.

–La gente está comenzando a regresar a las plantas y a los servicios de alimentos: aunque llevará tiempo alcanzar su capacidad máxima, las plantas se han reabierto. Los restaurantes que han estado cerrados desde principios de marzo también comienzan a abrir nuevamente.

–Más pruebas y las intervenciones apropiadas: a partir de su formación y formación veterinaria, Spronk señaló que los veterinarios porcinos se ocupan de los virus todo el tiempo y que es necesario realizar pruebas. “Las pruebas también deben aplicarse a las comunidades en general”, dijo. “Necesitamos entender quién es inmune, dónde está el virus. Entonces puedes imponer las intervenciones apropiadas y dejar que la vida siga como la conocemos”.

–Una forma diferente de organizar negocios: en China, casi todas las instalaciones de producción tienen un dormitorio en el lugar para el personal. Por lo tanto, no es inusual que el personal permanezca allí por un período de tiempo, que podría durar semanas. “En este caso, una vez que se anunció COVID-19 en China, todavía tenemos algunas granjas donde el personal ha estado allí desde enero, antes del Año Nuevo chino”, dijo Spronk.

ONE 2021: DEL 23 AL 25 DE MAYO EN KENTUCKY

ONE regresa del 23 al 25 de mayo de 2021 en Lexington, Kentucky, para dar la bienvenida a los héroes cotidianos unidos por la búsqueda de inspiración, motivación y UNA idea significativa.<