Farmabase / Cevasa: unidos para seguir sumando

0
232

La compañía brasileña Farmabase adquirió el 100% de Cevasa, una de las empresas líderes en la industria farmacéutica veterinaria en Argentina. Ahora, sus productos llegarán a más de 50 países, en continentes como Asia, América Latina y Oriente Medio. Con fuerte inversión en instalaciones y equipos calificados, la empresa ocupa las primeras posiciones en el ranking de los laboratorios argentinos

En un mercado cada vez más dominado por multinacionales extranjeras, la industria veterinaria paulista Farmabase decidió salir del guión. Podría haber sido adquirida por algún jugador interesado por avanzar en Brasil –país clave en la cadena productiva de carnes–, pero la compañía decidió apostar a su expansión en el exterior.

Actualmente la compañía posee un complejo industrial en Jaguariúna/SP donde está ubicada también su sede. Además de Centros de Distribución en Maringá (PR), Pará de Minas (MG) y Fortaleza (CE). Tanto en el segmento cerdos, como en el de aves, Farmabase es la empresa de mayor facturación de Brasil.

El movimiento, inédito para una empresa brasileña de capital nacional, comenzó a tomar forma en marzo del año pasado, con la compra de CEVASA. De esta manera, Farmabase se convirtió en la primera industria brasileña en tener una planta de producción fuera del país. Los hermanos Alexandre y Guilherme Machado, socios de Farmabase, señalaron que la apuesta hacia el exterior comenzó justamente con la negativa de vender la compañía.

De los cuatro socios fundadores, quedaba sólo Paulo Machado, quien hoy preside Farmabase. “Algunos socios querían vender, mi padre se quedó y compró la participación de sus socios”, señaló Guilherme Machado.

De izquierda a derecha: Dra. Estefanía Pérez, Coordinadora Técnica; M.V. Facundo Seijo, Ventas Avicultura; Ewerton Zanelato, Director Comercial; Gladison Carioni, Asesor Externo; Sara Zoca, Directora de Calidad y Asuntos Regulatorios; M.V. Florencio Rolandi, Ventas Porcinos; Wilfredo Lucena, Ventas Porcinos.

Sin sus antiguos socios, Paulo Machado reclutó a sus dos hijos para continuar con la empresa. Alexandre es Médico Veterinario y trabajaba en Sadía. Guilherme es Administrador de Empresas, se desarrolló profesionalmente en los Fondos de Inversión GP y Carlyle, y se sumó a Farmabase en 2012, tras completar un MBA en Estados Unidos. Juntos, los hermanos lideran las operaciones de la empresa en Brasil y, desde marzo, también en el exterior. “Hemos percibido que crecer en el mercado brasileño se ha vuelto un reto, porque ya conseguimos una posición muy relevante aquí”, afirma Guilherme, Vicepresidente Financiero de Farmabase.

Actualmente, la empresa es la sexta mayor del segmento de Salud Animal en Brasil, con una facturación 350 millones de reales en 2016. Con el foco puesto en la fabricación de productos para aves y cerdos –sobre todo en medicamentos que se mezclan con las raciones–, Farmabase disputa el liderazgo en Brasil –en los dos sectores– con la estadounidense Elanco, brazo de la farmacéutica Eli Lilly. En porcinos, la compañía tiene una participación del 30,9% del mercado brasileño, según Alexandre Machado, Vicepresidente de Operaciones.

Consolidada en en estos segmentos productivos, Farmabase admite no tener condiciones de competir con las rivales en los segmentos de bovinos y animales de compañía (perros y gatos, principalmente). Tanto es así que, en 2010, la empresa decidió descontinuar una línea de productos de bovinos “que no venía bien”, según Guilherme Machado. En la misma época, vendió la línea de artículos para animales de compañía.

“Nos enfocamos en lo que sabemos hacer”, afirma. El mercado de bovinos demanda grandes inversiones, entre los cuales se encuentra la producción de vacunas contra la fiebre aftosa. En el segmento de animales de compañía, las multinacionales tienen la ventaja de operar en países donde los gastos en perros y gatos son mucho mayores que en Brasil, lo cual les da escala.

En ese escenario, avanzar en el exterior fue la alternativa elegida. Recién adquirida por Farmabase, CEVASA es considerada como la puerta de entrada de la brasileña en Asia. Con una fábrica en Pilar, en la provincia de Buenos Aires, Farmabase / Cevasa obtiene el 50% de su facturación fuera de Argentina –en 2016, los ingresos totales de la empresa alcanzaron los US$ 12 millones, mientras que en Farmabase, las exportaciones representaron sólo el 1% en el mismo período–.

La evaluación del Vicepresidente de Operaciones de Farmabase es que la red de distribución de CEVASA ayudará a impulsar las ventas externas de la empresa brasileña, además de darle el “know-how” sobre los registros de sus medicamentos fuera de Brasil. “Las ventas de CEVASA están repartidas por 50 países”, señala Alexandre Machado, destacando el potencial de crecimiento de los embarques para Filipinas, Tailandia e Indonesia.

“En Tailandia “estamos conociendo a los distribuidores”, afirmó Guilherme Machado, quien destacó que el registro de productos en Tailandia demora, en promedio, tres años. Ewerton Zanelato, Director Comercial de Farmabase / Cevasa Argentina nos recibió en la nueva filial de la compañía en el Parque Industrial de Pilar y nos comentó que, al igual que en Brasil, Farmabase implementa en nuestro país, el “Programa Puertas Abiertas”, que consiste en abrir las puertas de la empresa a los clientes para que conozcan el sistema de gestión y trazabilidad total que la compañía emplea en la fabricación de sus productos. “Como hicimos una inversión muy grande en todo lo referente a la calidad –y eso es lo que hace la diferencia en nuestra empresa–, nos gusta mostrarlo a nuestros clientes y generar valor sobre eso. Contamos con un empleado de control de calidad por cada 2,1 empleados de producción –es una relación muy importante–.

La empresa, desde sus inicios, invirtió mucho en calidad y eso, claramente, se refleja en todos los eslabones de nuestra cadena productiva”, asegura.

NUEVAS REGULACIONES

Respecto de las nuevas normativas en relación al uso de antibióticos en la producción animal, ya vigentes en distintos países del mundo, y que entrarán en vigencia en nuestro país a partir del próximo año, Zanelato considera que “estamos viviendo un momento donde el uso de medicamentos en la producción animal está mal vista, pero nosotros sabemos que no es tan así, porque utilizar el medicamento en los animales es cuidar y mantener un estatus sanitario; si el animal está enfermo, tengo que medicarlo para que no sufra con la enfermedad y además, para que no baje su productividad.

Por supuesto que hay que utilizarlos con responsabilidad, por más que sea curativo, debemos utilizarlo sólo si es necesario. Nuestro objetivo es desarrollar soluciones accesibles para el mantenimiento y el tratamiento de las enfermedades de las aves y los cerdos y promover el bienestar de los animales.

Ayudando a producir proteína animal de calidad, capaz de sosteneer el crecimiento poblacional mundial. Es habitual escuchar noticias que llegan desde Europa o los Estados Unidos, donde el poder económico y el poder adquisitivo son más altos.

Pero en general, el mercado en el cual nosotros nos desempeñamos, –Latinoamérica, más que nada Argentina y Brasil–, tiene el status de exportador, y la mayoría de nuestros productos tiene como destino Oriente Medio, Asia y África.

Allí la gente necesita comer y no puede pagar un precio más alto por alimentos producidos libres de antibióticos, orgánicos, etc. Estuve en Filipinas a principios del año pasado, y el consumo de carne aviar es de 16 kilos por habitante al año, de 18 kilos de carne de cerdo y de 5 kilos de carne vacuna Necesitan empezar a comer, antes que hablar sobre el uso de antibiótico. Nosotros pensamos que lo que es importante es tener un uso racional de los medicamentos, pero yo no puedo vender un animal enfermo, así como tampoco puedo tener un animal enfermo. Más allá de una cuestión productiva, también por una cuestión de bienestar animal”, sostiene Ewerton Zanelato, Director Comercial de Farmabase / Cevasa.

TRAZABILIDAD

A partir de 1997 Farmabase empezó a implementar un estricto sistema de trazabilidad, y hoy ese sistema ya es una regla. Tanto es así que todos sus clientes exigen un certificado de análisis junto con la factura de venta. “Esta decisión fue importante, porque a partir de allí la empresa fue saliendo de un mercado genérico.

Era importante hacer este tipo de diferenciación, porque nuestros productos no pueden ser considerados genéricos, ya que para cada producto tenemos los mismos estudios que hacen los productos considerados de referencia.

No podemos lanzar un producto sin tener el estudio de estabilidad, eficacia, de residuo, inocuidad, seguridad… hacemos todos los estudios necesarios para tener un producto de excelencia. En los medicamentos genéricos –incluso para humanos– sólo se necesita hacer un estudio de bioequivalencia, es un único estudio.

Al momento que yo hago la gestión del medicamento tengo que comprobar que el medicamento sea capaz de tener la misma ruta en el organismo del humano, que el producto de referencia.

Pero para nosotros no es suficiente hacer sólo eso, cada vez que hacemos un producto tenemos que hacer un estudio de farmacocinética, estabilidad en alimentos, estabilidad en el paquete, hacemos un paquete completo de estudios.

Entonces por eso no se puede considerar un producto genérico, porque tiene una base científica muy similar al primer producto que fue lanzado a partir de la molécula. Así fue como en 2012 la empresa se consolidó como líder en el mercado en Salud Animal, sobre todo porque en 2004 pasamos por una reglamentación nueva en Brasil, donde no se permitía más la venta de materia prima y el cliente no podía comprar una amoxicilina al 98%; el Gobierno prohibió todo uso de moléculas o materias primas.

Ahí fue cuando la empresa empezó a invertir en el registro de productos formulados que garantizaba la estabilidad de los productos hasta llegar al animal.

En 2014, Farmabase fue la primera industria de medicamentos de Brasil en tener GMP, válido en Brasil y aceptado en todo el mundo”, señala Zanelato. Y agrega: “tenemos una gran cantidad de productos registrados en Argentina a través de Cevasa; en conjunto con Farmabase sumamos 100 productos, con registros en más de 50 países de los cinco continentes. Tenemos GMP y trazabilidad completa para ambas empresas y aprobación técnica en 100% de los productores de aves y porcinos que manejamos.

Esto para nosotros es muy importante, no tener la puerta cerrada de ningún cliente es un motivo de orgullo para nosotros”.

EL INTERÉS POR CEVASA

Cuando los directivos de Farmabase se interesaron por Cevasa, tuvieron en cuenta que la compañía argentina contaba con una Planta de Elaboración de excelencia, aprobada en una gran cantidad de mercados y que la empresa tenía una actuación en el mercado veterinario muy similar a la que Farmabase tiene en Brasil, enfocada en pollos y en cerdos. Por su parte, Farmabase buscaba crecer afuera de Brasil, y una forma de hacerlo era buscando socios. De ahí que vieran en CEVASA la oportunidad de incursionar en el mercado argentino y también ingresar en distintos mercados del exterior.

“Actualmente, el 50% de la facturación de Farmabase / Cevasa proviene de la exportación. Canalizamos el 24% de nuestras exportaciones en Asia, el 37% en Latinoamérica, el 2% en Europa y el 37% en Medio Ortiente y África. Tenemos una presencia internacional realmente importante. Ahora la idea nuestra es dar un aporte a todo lo que es este mercado internacional”, señala Zanelato.

Y agrega: “hemos recibido muchas inspecciones de distintos mercados, como Pakistán, Arabia Saudita y Rumania, y además de los reglamentos que impone el SENASA, en todo momento estamos recibimos inspecciones de países muy exigentes”. Claramente, las altas calificaciones de CEVASA –muy similares a las que poseía Farmabase en Brasil–, agregaron una importante dosis de seguridad a la hora de decidir la adquisición.

EL SERVICIO ANTE TODO

Ewerton Zanelato destaca que el equipo comercial de Farmabase / Cevasa está compuesto –en su totalidad– por Médicos Veterinarios, y esto se debe a que, según el directivo, “no nos gusta solamente vender los productos, sino además, dar un soporte a los clientes sobre cómo utilizarlos”.

En ese sentido, Zanelato señala que “cuando hablamos del control de una enfermedad, hay algunos tópicos que son importantes para el éxito de una terapia. El primero punto es el diagnóstico: ver si estoy haciendo el uso correcto del antibiótico, la correcta elección de la molécula para combatir la enfermedad que corresponda.

Por ejemplo, si voy a hacer un tratamiento de una coccidiosis y voy a utilizar para esta coccidiosis una colistina, no va a funcionar… No es porque el medicamento no sea bueno, pero no es el apropiado para combatir la enfermedad que vamos a tratar. El otro punto es el uso de una dosis correcta: muchas veces, por un tema de costos, se utiliza una dosis que no es la correcta, y el medicamento no funciona.

Otro punto importante es la ingesta de agua y de alimento: el 80% de las medicaciones que se aplican en cerdos y un 95% de las medicaciones que se aplican en pollos, es administrado por agua o por alimento.

Si el animal tiene cualquier problema en el consumo de agua o de alimento, no va a consumir la dosis correcta, y el medicamento, en consecuencia, no va a hacer efecto. En síntesis, tenemos que garantizar que el producto llegue hasta el animal y la formulación del medicamento es muy importante para eso.

De ahí que el trabajo de nuestro equipo técnico sea enfocarse en asegurarse que nuestros clientes hagan el uso correcto de nuestros productos, que el diagnóstico esté correcto, que la molécula sea la apropiada para combatir la enfermedad que se quiera tratar.

INNOVACIÓN Y DESARROLLO

Farmabase / Cevasa cuenta con un equipo de Innovación y Desarrollo en donde destinan un importante porcenteje de la rentabilidad de la empresas en nuevos proyectos. El 10% de la plantilla de empleados de la compañía está abocado a tal fin. “La misión de la empresa es ofrecer soluciones accesibles para el mantenimiento de la salud y el bienestar de aves y cerdos, dando prioridad a la más alta calidad y seguridad”, sostiene Ewerton Zanelato.