23º Conferencia Industrial Argentina

0
99

En el marco de la 23º Conferencia Industrial Argentina, el presidente de la UIA, Miguel Acevedo, llamó a abrir la agenda industrial y escuchar a todos los que en ella participan, sobre todo a los trabajadores. Pidiendo la baja de los costos laborales, sin afectar a la mano de obra, sino promoviendo la productividad. El dirigente instó a potenciar al sector con un mejor sistema tributario y un más adecuado lineamiento legal laboral.

“Hay que tener la valentía de animarse a un diálogo profundo”

Bajo el lema “Industria 4.0. Desafíos globales y regionales para una Argentina productiva”, la Unión Industrial Argentina organizó a fines de noviembre su tradicional encuentro anual, donde confluyeron los principales protagonistas del ámbito privado y público. Con una mirada crítica sobre la economía productiva y la necesidad de una cuarta revolución industrial, el sector se prepara para encontrar el área de despegue y consolidación que busca hace décadas.

En la 23º Conferencia Industrial Argentina, el Vicepresidente Cuarto de la UIA y titular del evento, Eduardo Nougués, sostuvo que “la reforma tributaria y laboral van en el camino correcto”, enfatizando aspectos como los aumentos en los costos laborales como una de las variables que empujan los cambios. “Hasta tanto maduren los cambios ya iniciados, como así también el desarrollo de un sistema energético que provea energía a precios competitivos, o las tan necesarias mejoras en las condiciones de infraestructura y logística, las políticas regionales y sectoriales son la llave para que la base industrial se consolide. De esta manera podremos fortalecer las potencialidades sobre las que debe edificarse la Argentina productiva”.

Según su mirada es “necesaria la articulación entre el corto y largo plazo”, mientras puntualizó que las “herramientas de crédito resultan fundamentales para apuntalar a las PyMES. Necesitamos un sistema crediticio que estimule la inversión productiva. Se trata de algo fundamental, corrigiendo las asimetrías que existen a nivel regional en el otorgamiento de los créditos.

Las tasas de intereses elevadas con restricciones de financiamientos para PyMES, y la eliminación de la línea de crédito productiva, se verá en mayores costos y profundizará la balanza comercial deficitaria con nuestros principales socios, como Brasil y China”. Para Nougués, “un proyecto de país como el que la Argentina busca, se debe encarar a partir de su base productiva.

Eduardo Nougues, Vicepresidente Cuarto de la Unión Industrial Argentina

Todos debemos aportar algo”, aseguró el Director de Asuntos Institucionales y Legales de la empresa agroindustrial Ledesma, resaltando a la vez la revinculación del país con el mundo. “Se debe seguir la tarea de mejorar la competitividad –es una tarea conjunta– para que el país se posicione de la mejor manera en la cadena de valor global. Los aumentos de los costos laborales no asociados al salario para las industrias radicadas en las regiones más postergadas del país, van claramente en sentido contrario al espíritu buscado.

Debemos darle una mirada regional al desarrollo nacional como protagonista central. Eso es lo que nos permitirá mejorar la competitividad del país. Una transición inteligente es la clave para dinamizar la actividad productiva”, remarcó. Para el cierre quedó la palabra del Presidente de la UIA, Miguel Acevedo, en el 130º aniversario de la institución. Resaltando el valor de la juventud en el presente de las industrias, así como de las figuras de las mujeres en la conducción gremial, puso énfasis en el rol de las pequeñas empresas en los resultados que se dan en conjunto.

“Hay cuatro ejes rectores, producir, invertir, innovar y generar mejores puestos de trabajo”, sostuvo, mientras llamó a seguir sofisticando los productos. Intentando no quedarse “en un callejón sin salida, que es el microclima, hay que tener la valentía de animarse a un diálogo profundo con todos los actores, sobre todo con los trabajadores, sin que la modernización reduzca la planta laboral.

Por lo tanto, la responsabilidad del Gobierno es favorecer esa mesa de encuentro y aportar reglas de juego”, remarcó Acevedo. El titular de la UIA enunció que “bajar el componente no salarial del costo laboral no significa perjudicar al trabajador, al contrario, es mejorar las condiciones para poder producir más y mejor, porque eso es crear empleo y hacer girar la rueda de la economía para que se revitalice el consumo.

Lo debemos hacer todos y juntos”, advirtiendo lo fundamental del “ida y vuelta con la sociedad”. “Debemos potenciar al sector productivo con un sistema impositivo que premie la agregación de valor en origen y la creación de empleo genuino en cada una de nuestras comunidades. El verdadero reto se encuentra en el diseño de herramientas público- privadas para financiar este proceso de manera genuina.

Ese compromiso atraviesa a todos los actores sociales”, propuso Acevedo destacando los proyectos oficiales en ese sentido, pero a la vez sumando valores que deben aportar las industrias, y sus mismos trabajadores, con compromiso, mientras que la educación se plantea como un factor fundamental.

INDUSTRIA 4.0

“Cuando uno oye hablar de la Industria 4.0, suele vincularla con la ciencia ficción o lo que está por venir de un futuro lejano, pero esto está sucediendo ahora. El secreto está en pensarnos como usuarios de la tecnología y también como creadores de ella”, admitió Acevedo sobre la sofisticación de cada uno de los bienes que se producen en las empresas argentinas y la ventaja sobre el panorama global, que puede hacer que la precisión entre importaciones y exportaciones equilibren la balanza comercial.

“La puesta en práctica de políticas sectoriales e industriales, es el rumbo”, sostuvo el Presidente de la UIA y afirmó que “el tiempo es hoy, la industria es un sujeto de cambio que requiere repensarse de manera constante”.

DISRUPCIÓN

Uno de los términos que más se utiliza en la industria a nivel global, en los últimos debates, es el de la «Disrupción ».

Un corte que permite en esta cuarta revolución industrial, el cambio de los procesos productivos y que permite situarse ante nuevos horizontes, partiendo de un país que se cuestiona la manera de acceder a los mercados y los estratos principales en la competencia internacional. De 180 países en desarrollo, Argentina está entre los diez primeros, como uno de los que más ansía ese crecimiento, sobre la base de fuertes mecanismos de cooperación en cada cadena, pero con claras reglas sentadas desde el sector público, que traccionan al privado. José Miguel Benavente, Doctor en Economía de la Universidad de Oxford y especialista principal de la división de Competitividad, Tecnología e Innovación del Banco Interamericano de Desarrollo, participó de uno de los paneles y apuntó que “la digitalización presenta un desafío para la industria, como parte de un proceso evolutivo.

Carlos Abeledo, Presidente del Dto. de Política Tributaria UIA; Nicolás Dujovne, Ministro de Hacienda de la Nación; Alberto Abad, Administrador Federal de Ingresos Públicos; y Luciano Laspina, Diputado Nacional, Presidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda.

Esta es una economía digital con demasiada información, que genera mucha más complicación a la hora de tomar decisiones, sobre qué se produce, cómo y dónde”. Con la necesidad de generar respuestas en tiempos más cortos, cada vez, el desafío es superar ese tipo de incertidumbres. Valiéndose de la inteligencia, el uso de los datos (el Big Data) genera –según su mirada– una suerte de esquema geométrico que necesita una mayor “horizontalidad en las empresas”, para poder responder a esto, con cambios en el diseño de procesos, producciones y operaciones más inteligentes. “Hay un cambio de paradigma, desde la certeza hasta la incertidumbre.

La predicción de la demanda en este contexto tiene mucho menos sentido”, enunció Benavente. Mientras la automatización genera oportunidades y amenazas, la complementariedad entre robots y mano de obra avanzan. El financiamiento y la financiación son claves, desde los Estados, para poder ser más competitivos en un plano global.

“Se requieren de bienes públicos nuevos, distintos a los anteriores, mucho talento, regulación, interoperabilidad, para crear más valor”, consideró el economista. “Es un imperativo para las empresas, empezar a desarrollar la transformación digital, para no desaparecer.

La introducción de nuevos conocimientos, van a ser en el futuro, a mediano y largo plazo, los que van a generar mejores estándares de vida para todos”, concluyó. DESDE LA FUNCIÓN PÚBLICA Las presencias salientes de integrantes del Gabinete Nacional, dejaron algunas pautas y certezas al empresariado presente en Parque Norte, el 27 y 28 de noviembre pasados.

El Ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, fue quien expuso que la reforma fiscal se encamina a lograr un país sin déficit. “Bajamos el gasto público por primera vez desde 2004, mientras que Argentina va hacia un escenario sin déficit, con menos impuestos distorsivos, con un Estado que va a pesar menos en el producto.

Marcos Peña, Jefe de Gabinete de Ministros de la Nación

Estamos yendo a un contexto donde tengamos impuestos más parecidos a países con los que compite Argentina. Esto va a permitir que Argentina tenga tasas de crecimiento superiores al 3%, siendo más productivos, con mayores salarios reales y menor pobreza”. Dujovne se refirió al proyecto de Ley de Responsabilidad Fiscal, que firmaron todas las provincias menos San Luis, que plantea “un horizonte donde la Argentina va a mantener un nivel de gasto constante en términos reales, lo cual nos va a permitir ir reduciendo el gasto en relación al PBI, la única manera que existe de bajar el déficit fiscal y al mismo tiempo bajar impuestos.

También buscamos atacar los principales impuestos distorsivos, impuestos al trabajo elevados, que nos lleva a tener hoy niveles de informalidad muy superiores a los países similares a Argentina”. Es por esto que considera que “bajando los costos en las contribuciones pensamos que avanzaremos en esa dirección”. Según el Ministro de Producción, Francisco Cabrera, “en líneas generales, estamos de acuerdo a dónde ir para tener una Argentina más competitiva”, de la mano de iniciativas oficiales como la Ley de Reforma tributaria, el pacto fiscal, la Ley de Ordenamiento Laboral, de Defensa de la Competencia y de Mercado de capitales.

Apuntando directo al auditorio, Cabrera expresó, “todos ustedes pidieron durante décadas una reforma que impulse el empleo y que saque los impuestos distorsivos, pasaron dos años y Argentina es otro país. Imaginen lo que es un país con todas esas reformas estructurales avanzando”, sostuvo, llamándolos a seguir «construyendo juntos», con la mirada hacia adelante en el debate político, para conseguir una Argentina moderna”.

“Tenemos una gran oportunidad industrial con el acceso a libres mercados”, adelantó Cabrera, subrayando las chances de terminar de cerrar durante este año un Tratado de Libre Comercio con la Unión Europea, lo que él denominó como “exportar industria”. Finalmente, Marcos Peña fue quien cerró el encuentro enunciando que “la economía está creciendo y la industria tiene una perspectiva de futuro.

El sector industrial confió y apostó al camino del cambio, entendió que la transición, si bien era difícil, era el camino de un crecimiento sustentable”. El Jefe de Gabinete de Ministros explicó que “estamos saliendo con una perspectiva muy positiva para el futuro, lo cual nos lleva a plantear nuevos desafíos a partir de la convalidación de este rumbo de cambio por parte de los votantes argentinos”.

Peña instó a construir consensos, sabiendo que “dialogar implica que cada pata de la mesa se fortalezca y respete al otro”. Mientras el país lidera el G20, el funcionario reconoció que pretende lograr una “inserción inteligente en el mundo”, ya que hasta el momento, “encerrarnos nos ha hecho daño, nos ha hecho una peor sociedad, más injusta, por lo tanto, tenemos que sentirnos protagonistas, parte de una gran Nación, que tiene mucho por aprender.

Las oportunidades son muy grandes, las posibilidades son enormes, pero también la responsabilidad es inmensa”, concluyó Peña, que estuvo en el encuentro en representación del Presidente Mauricio Macri.