Sin lugar a duda, en la Industria Avícola como en tantas otras, las enfermedades infecciosas afectan la producción, tanto en calidad como en cantidad, y por ende la economía de las empresas.

Son muchas las prácticas de manejo que se realizan dentro de un establecimiento para poder cumplir con los objetivos de producción y generar un producto de calidad y seguro para la salud de consumidor.

Dentro de las buenas prácticas operativas en el manejo de las aves, la vacunación profiláctica es uno de los pilares más importantes para garantizar la sanidad de los plantes y por ende su performance productivo

La vacunación fue, es y será la estrategia más importante para prevenir y controlar una enfermedad infecciosa, debe ir acompañada de una estricta Bioseguridad conceptual, estructural y operativa. No se debe dejar de lado al Bienestar Animal como variable importante en la salud de los planteles ya que, actualmente el consumidor tiene mucho peso a la hora de elegir qué producto consumir. Las vacunas no sólo previenen una enfermedad infecciosa garantizando la salud animal, sino que también, son la alternativa para disminuir el uso indiscriminado de fármacos en los animales, ya que en muchos casos se utilizan como medidas terapéuticas, cuando un problema sanitario afecta los planteles en un establecimiento.

La Avicultura moderna está en constante innovación, la tecnología disponible en el mundo hace que se generen continuamente nuevas vacunas en función de las necesidades de la Industria. No sólo se cuenta con productos de calidad (vectorizada, complejos inmunes, doble inserto, etc.) para cada tipo de explotación (reproductoras, ponedoras, parrilleros) sino que también con equipos para poder aplicarlas de una manera eficiente.

Un cambio significativo en la avicultura fue el de trasladar la vacunación de campo (sobre todo en parrilleros) a las plantas de incubación, ya que de esta manera se puede llevar un mejor control de la aplicación. La tecnología de avanzada con la que se cuenta hoy día en las plantas de Incubación (in ovo, Sc, Spray, Gel. Etc.) son una variable fundamental en la vacunación porque permiten la optimización de los procedimientos.

Nunca se debe olvidar un concepto básico en este tema, vacunar no es sinónimo de inmunizar (proteger), el término vacunar hacer referencia a la acción en sí (al acto), mientras tanto que “inmunizar” significa cumplir con el objetivo de la protección. En el campo se ven muchos errores en la aplicación de las vacunas (errores de manejo) por lo tanto no se genera una correcta protección contra la enfermedad que se pretende prevenir. Una inadecuada aplicación no sólo no inmuniza a las aves, sino que, además genera una falsa sensación de seguridad en los productores. Es fundamental monitorear antes, durante y después de una vacunación de forma rutinaria y siguiendo un protocolo de seguimiento.

Desde Ceva Salud Animal, contamos con un equipo técnico comercial, que trabaja permanentemente con nuestros clientes para brindarle las herramientas necesarias con el fin de optimizar los procedimientos de vacunación para prevenir las enfermedades y alcanzar una avicultura cada vez más eficiente y económicamente rentable. No sólo ofrecemos productos de altísima calidad sino que éstos están avalados por el servicio técnico con el fin de garantizar una correcta aplicación y una adecuada inmunización para las aves.

La vacunación es la alternativa, segura y eficaz, para controlar las enfermedades infecciosas en los establecimientos. Las aves sanas podrán explotar su potencial productivo y generar un producto de calidad para la mesa del consumidor. La vacunación es sinónimo de Bienestar y Salud Animal.

M.V. Diego Delgado
Servicios Veterinarios Ceva