Biofarma, la empresa especializada en nutrición y sanidad animal con más de 35 años de trayectoria en el mercado, organizó la segunda edición del Simposio Internacional de Nutrición Animal (SINA), que convocó a más de mil técnicos y productores de carne en la ciudad de Rosario.

Los números son elocuentes. El segundo Simposio Internacional de Sanidad Animal (SINA), organizado íntegramente por Biofarma, reunió a más de 1100 poductores de Argentina, Paraguay, Bolivia, Costa Rica, Uruguay, Brasil, Chile, Perú y Colombia –para los cuales fue necesario bloquear 5 hoteles de primera línea, en la ciudad de Rosario–; 25 disertantes de gran prestigio académico provenientes de Brasil, EE.UU., Australia, México, Colombia, España, Francia, Canadá y Argentina; y ofreció un gran número de conferencias segmentadas en las temáticas de avicultura, cerdos, rumiantes y equinos.

Pero no sólo eso, sólo eso, sino que además llevó adelante este megaevento cuidando hasta el último detalle, dentro de un nivel realmente de excelencia, pocas veces visto a nivel local.

“El Simposio Internacional de Nutrición Animal que organiza Biofarma, responde al objetivo de generar un espacio de debate y conocimiento técnico acerca de los temas que interesan a los productores, acercándolos a los mayores exponentes mundiales en lo que respecta a nutrición animal”, comentó Diego Lescano, Presidente del Simposio.

Por su parte, Marcelo Vilosio, Gerente General de Biofarma, expresó su satisfacción acerca del éxito del evento: “Nuestras expectativas acerca de la calidad de las conferencias y la concurrencia han sido ampliamente cubiertas.

Con el Simposio esperamos contribuir a la capacitación de nuestros clientes y mantenernos como empresa referente en nutrición animal”. Los especialistas de cada área abordaron las siguientes temáticas:

CERDOS

  • Inmunonutrición aplicada.
  • Salud intestinal.
  • Alternativas nutricionales al reemplazo de los antibióticos.
  • Actualización de exigencias nutricionales.
  • Factores antinutricionales en el complejo soja.
  • Tecnología aplicada a la eficiencia de alimentación.
  • Avances en nutrición de cerdas hiperprolíficas.

RUMIANTES

  • Ganadería de precisión.
  • Suplementación estratégica como calidad de carne.
  • Recría eficiente como eslabón principal.
  • Una clave, la adaptación al ingreso.
  • Recalculando hacia el mercado asiático.
  • Feedlot de invierno y de verano.
  • Tipificación de carne, el nuevo novillo

AVES

  • Actualización de exigencias nutricionales para la producción avícola.
  • Tecnología de procesos aplicada a la mejora de la digestibilidad de materias primas.
  • Uso de aditivos para la salud intestinal.
  • Actualización en el uso de enzimas en la nutrición de aves.
  • Pasado, presente y futuro en el uso de antibióticos para la producción animal.

EQUINOS

  • Avances en la nutrición equina.
  • Nutrición para ganar.
  • Mejoras en el entrenamiento.
  • Controles en el rendimiento deportivo.

CON EL EJE EN LA EXCELENCIA

Al hacer una evaluación del rotundo éxito del segundo Simposio Internacional de Nutrición Animal, Marcelo Vilosio afirma categóricamente: “somos concientes de dónde venimos y cómo arrancamos. Imagínate lo importante que es… Sentimos mucho orgullo y realmente nos sentimos muy satisfechos.

El resultado del SINA 2018 nos confirmar que estamos por el camino correcto, que estamos haciendo las cosas bien. Lo notamos en la respuesta de la gente, en el agradecimiento. Claramente, superamos las expectativas que nuestros invitados habían puesto en el SINA”. Por su parte, Juan Pablo Ravazzano, Gerente Comercial de Biofarma, destaca que “al tratarse de la segunda edición del Simposio, uno va aprendiendo de los errores y tratando de mejorar.

El SINA 2015 también fue un éxito, quedamos muy conformes con los resultados generales, pero había algunas cosas a mejorar que por supuesto quedaron anotadas, así que cuando hace un año atrás empezamos a reunirnos para este nuevo simposio, lo primero que hicimos fue ir a esos apuntes que habíamos tomado en ese entonces para ver qué aspectos y qué cosas teníamos que mejorar, y realmente se le puso mucho esfuerzo en esos temas que, si bien no eran muchos, para nosotros que estamos en la organización, creíamos que había que mejorar.

Por otro lado, elegimos muy cuidadosamente a cada uno de los disertantes. A tal fin, formamos un Comité Técnico que evaluó cada curriculum y cada uno de estos profesionales, para que todos tuvieran un eje temático común. Jorge Venturino, Gerente Técnico del área Avicultura de Biofarma, destaca el Programa de Conferencias ofrecido en el SINA 2018. “Creemos que es el mayor logro de este simposio.

Porque fue realmente atractivo, novedoso y conformado por una serie de personalidades prestigiosas a nivel mundial. Los asistentes pudieron adquirir conocimientos muy valiosos”. A la hora de diseñar el Programa, Venturino puso énfasis en las necesidades de los asistentes.

“Es clave saber en qué lugar uno está parado de la evolución de la industria. En nuestro caso, trabajando en avicultura, sabemos que estamos en un sector que precisamente la dinámica es la característica de este sector. Es decir, los cambios se ven día a día y hay que pensar para adelante.

Frente a la situación productiva actual, debemos saber qué es lo que se viene y tratar de abarcar todas esas demandas que existen en materia de conocimiento. Creo que haciendo ese ejercicio, los temas después surgen libremente.

Hace tres años atrás seguramente hubiéramos hablado de otra cosa, pero hoy, con el ritmo de crecimiento y de producción que tienen las aves, creo que nos tenemos que concentrar mucho en la eficacia de los procesos digestivos, para que el alimento que siempre ha representado el mayor costo, sea utilizado plenamente y tengamos un sistema digestivo que funcione perfectamente bien para poder hacerlo.

De ahí que la mayoría de las charlas estuvieran orientadas a estudiar las condiciones de calidad de las materias primas, para que sean de óptima digestibilidad, así como estudiar también el intestino de las aves, para que tenga capacidad de máxima digestión y absorción”, señala Venturino. Pablo Ramos, Gerente Comercial del área Aves de Biofarma, también reflexionó respecto del armado del evento.

“Estamos convencidos que en los momentos de crisis, lo que te puede salvar es ser eficiente… si no sos eficiente, perdés el partido con seguridad. El SINA 2018 fue una forma más de apoyar a nuestros clientes, de darle un plus a lo que es Biofarma, para poder transmitir estos conocimientos –lo último de lo último en Nutrición Animal–, lo que se viene y en lo que tenemos que ir avanzando, como por ejemplo con el tema de la liberación de los antibióticos.

La industria avícola avanza a una velocidad realmente inusitada y realmente creemos que estos eventos, tanto el SINA 2015 como el SINA 2018, son lo que necesita el sector. Fueron pensados para ayudar al sector a avanzar en este camino que requiere ser cada vez más eficiente.

Realmente, los avances tecnológicos son tan rápidos, que nosotros pusimos a disposición de nuestros clientes una serie de disertantes que trajeron temas novedosos, inéditos, y que dejan en claro lo avasallante que es el avance de la ciencia en Nutrición Animal. Desde Biofarma creemos que es el camino a seguir.

Con el SINA no tenemos intención de vender ningún producto, sino que traemos conocimientos nuevos para compartir con todo el sector. Esta es nuestra forma de trabajar. Desde siempre Biofarma se caracterizó por dar algo más.

Además de bajar una bolsa de un producto, siempre nos caracterizamos por un servicio técnico de postventa muy fuerte. Creo que esto es un complemento más y realmente estamos muy orgullosos, y muy emocionados”.

Marcelo Vilosio, Gerente General de Biofarma

LA CALIDAD NO SE NEGOCIA

El Gerente General de Biofarma es conciente respecto de la dificultad que presenta el actual contexto económico a la hora de decidir mantener un altísimo nivel de calidad en sus productos.

Al respecto, no duda en afirmar que “bajar la calidad, no es bajar costos. Nosotros intentamos trabajar técnicamente con la gente y queremos trabajar con las empresas que van a quedar, las empresas que pueden ser competitivas, las que apuestan por la calidad. Esas empresas son nuestros potenciales clientes.

El cliente que tiene un comportamiento errático, que en las crisis gasta menos, y ahorra en calidad, no es el potencial de cliente que nosotros apuntamos. Ravazzano considera que Biofarma es una empresa que se caracteriza por un servicio técnico muy fuerte; “si bien no vendemos servicio técnico, vendemos productos de Nutrición Animal.

Tenemos un equipo técnico en cada una de las áreas –muy capacitado–, que está permanentemente viajando, yendo a congresos y a seminarios del exterior y, en ese sentido, nosotros sabemos que cuanto mejor equipo técnico y más preparados estemos, mejor servicio le podremos dar a nuestros clientes. Por lo tanto, nuestros clientes terminan tomando mejores decisiones.

Queremos que tomen mejores decisiones para que su negocio sea rentable. Tenemos que hacerles ganar plata a nuestros clientes. Si al productor le va mal, a nosotros no hay manera que nos vaya bien. Así que nuestro equipo técnico está permanentemente capacitándose para encontrar la manera de bajar costos, y de ser más eficiente en cada una de las etapas del ciclo productivo de la especie que le toque trabajar”. El Gerente Comercial de Biofarma considera también que el gran desafío que tiene la Argentina, es trabajar en costos en todas las especies.

Porque venimos a lo mejor de otras épocas donde si bien siempre era importante el costo, intervenían otros factores. Hoy creo que estamos en una situación, un tanto más abiertos al mercado internacional, a los mercados internacionales de carnes, y de la única forma que podemos competir, es siendo eficientes y trabajando mucho en costos.

Tenemos que producir de alguna forma a valores internacionales. No podemos seguir produciendo un 20 o un 30% más caro que el mundo, porque va a ser complicado”. Jorge Venturino es categórico al afirmar que “en Biofarma tenemos un objetivo rector que es «la calidad no se negocia».

Esto muchas veces nos ha llevado a perder clientes u oportunidades de negocio, pero no nos apartamos de esa condición y creo que a la larga eso nos trae un retorno importante. En la empresa está muy claro que hay que seguir por ese camino, porque eso es lo que exige y demanda la industria.

Juan Pablo Ravazzano, Gerente Comercial de Biofarma

MERCADOS

Consultado por la participación en el mercado local que Biofarma posee con sus cuatro divisiones y las posibilidades de continuar creciendo en el mercado externo, Vilosio señala que “en el mercado interno tenemos una participación alta en algunas especies. En rumiantes, por ejemplo, queda mucho por hacer, hay mucho espacio.

En el mercado externo, como empresa, somos muy competitivos. Trabajamos mucho en el exterior. Incluso tenemos empresas propias en Bolivia y en Paraguay. Pero el límite nos lo pone la falta de competitividad… Ahora estamos apostando fuerte para entrar en Brasil, esa es nuestra apuesta más importante”.

El directivo asegura que la exportación es es la forma de conseguir volúmenes y Biofarma hoy posee una estructura industrial mayor que el requerimiento del mercado interno, entonces la salida, indefectiblemente, se encuentra en los mercado externos. Además de un claro atraso en el tipo de cambio, otro inconveniente que enfrenta la empresa a la hora de querer incursionar con su producción en países no limítrofes, pasa por los altos costos de logística. En ese sentido, Vilosio señala que su producción es altamente competitiva en para exportar, siempre y cuando requiera de un transporte terrestre; el problema pasa por el flete marítimo.

Jorge Venturino, Gerente Técnico del área Avicultura de Biofarma

“Todo lo que pasa por el puerto, prácticamente, nos saca de mercado. Nosotros exportamos productos cuyo valor es de aproximadamente U$S 1 el kilo, y llevar un contenedor desde nuestra fábrica de Río Cuarto al puerto nos cuesta más de U$S 4.000, cuando desde el Puerto de Buenos a cualquier lugar del mundo, nos cuesta U$S 1.500… ¡es inviable!. Abrir la Argentina al mundo, como se plantea, sin hacer una reconversión profunda del Estado y ser competitivo, va a ser difícil.

BIENESTAR ANIMAL

El Bienestar Animal es un tema muy presente en la agenda actual y que no faltó en el segundo Simposio Internacional de Nutrición Animal de Biofarma. “Hay toda una discusión sobre Bienestar Animal respecto de las áreas de manejo, equipamiento e instalaciones, de la cual nosotros no participamos.

En el exterior cada vez son más fuertes los grupos verdes, ecologistas, que están presionando para no producir en jaulas, o darles más espacio a los cerdos; cada uno en su especie está presionando en distintas formas. En Biofarma estamos de hace ya varios años con un Departamento de Control de Calidad a través del cual garantizamos la calidad de nuestros productos, la calidad de la materia prima que usamos y la trazabilidad de cada una de estas materias primas que se usan en el producto final.

Somos proveedores de algunas empresas muy grandes, incluso algunas multinacionales que están en Argentina, y ese tipo de empresa te exige ciertas normas de calidad, auditorías de calidad un par de veces al año, visitan nuestras plantas, toman muestras y hacen su propia auditoría. Ven si la trazabilidad que vos les estás diciendo que hay realmente existe, te controlan.

Pablo Ramos, Gerente Comercial del área Aves de Biofarma

Yo creo que en Europa o en Estados Unidos, están varios años más avanzados, y uno en el rótulo del etiquetado ya sabe si es un pollo libre de antibióticos, o criado de tal o cual forma. Esto todavía eso no está en Argentina, pero va a llegar.

Nosotros como proveedores de nutrición vamos a acompañar en esa parte de darle la mejor calidad al sector, garantizando inocuidad y trazabilidad de los productos”. Jorge Venturino considera que “el proceso del crecimiento de la avicultura a nivel mundial nos está obligando a ser cada vez más eficientes.

Además, habrá que empezar a pensar complementariamente, no sólo en la producción –como lo hacíamos 10 años atrás–, si no a pensar también, en los efectos colaterales, como ver que nuestros procesos no sean contaminantes, cuidar el medio ambiente, entregar un alimento más seguro a la población, trabajar mucho en inocuidad y especialmente también trabajar en Bienestar Animal; nuestros procesos no tienen por qué generar sufrimiento a los animales, tenemos que estar muy preocupados para que ellos estén en un plano de confort durante toda su etapa de crianza, que es lo que pretendemos”.

EL FUTURO DE BIOFARMA

Luego de un período de un crecimiento exponencial, como el que Biofarma ha registrado en los últimos años, hay una pregunta que surge indefectiblemente… ¿a dónde apuntan para los próximos años? Marcelo Vilossio explica que están pensando a una nueva línea de negocio. “Un proyecto bastante importante es entrar en el área de alimentos para humanos, en food. Esa puede ser una alternativa.

No es mucho más fácil crecer, a menos que Argentina pueda hacer lo que todos queremos, que pueda ser un jugador importante a nivel mundial y tengamos mucho crecimiento en el mercado y acompañarlo. Pero si hay mucho crecimiento en el mercado y si queremos que Biofarma siga creciendo como empresa, tenemos que crecer en otro rubro.

En el food para humanos hay muchísimo para hacer, cereales para el desayuno, etc. Hay toda una tendencia de comida natural que es muy parecida al proceso que hacemos habitualmente. Es distinto, pero conceptualmente es muy parecido. Juan Pablo Ravazzano, señala que, en relación a la industria avícola, “unos de los princiapales desafíos pasa por la reducción en la utilización de los antibióticos, promotores, alternativas de uso, combinaciones con ácidos, con prebióticos, probióticos y un montón de aditivos que van a tender a reducir el uso.

A partir de 2019 estará vigente la norma que reglamentará una reducción sensible de su uso. Así que hoy, en avicultura, uno de los principales desafíos que tenemos es ver como nos paramos frente a esa realidad que ya la tenemos delante nuestro, ¿no?” “Tenemos una serie de tecnologías nuevas, de aditivos nuevos… Estamos frente al preludio de lo que va a ser un gran desafío productivo, como lo es es tratar de producir sin antibióticos promotores de crecimiento. Ahí surge la posibilidad de ofrecer nuevas alternativas a través de aditivos y a través de técnicas de crianza, en las cuales ya estamos involucrados”, señala Jorge Venturino.