Hablamos con Lorena Dassa, MV de la Coordinación de Epidemiología de la Dirección Nacional del Senasa.

En el marco de la campaña “Avisá al Senasa”, sobre prevención y notificación de enfermedades de los animales, el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) informa a veterinarios, productores y público general sobre el carbunclo bacteriano, carbunclo o ántrax, una enfermedad infecciosa altamente contagiosa, que afecta preferentemente a los rumiantes y es transmisible a otros animales y a las personas.

La enfermedad

La bacteria, cuando entra en contacto con el oxígeno, forma una espora que es resistente a condiciones climáticas adversas. Luego, las esporas ingresan al organismo donde liberan toxinas que pueden llegar a causar la muerte.

Desde el organismo informaron que el principal signo de carbunclo en los bovinos es la muerte súbita con sangre sin coagular en los orificios naturales (boca, nariz y ano), en los cuales se encuentra la bacteria que la produce.

En el caso de los caballos, es posible observar signos clínicos como edemas en cuello y abdomen, así como trastornos digestivos, cólicos y fiebre. En los porcinos también se da una evolución más lenta, con edemas en la zona del cuello.

Prevención

– Ante la sospecha de muerte por carbunclo, no “cuerear” ni mover los animales, llamando al veterinario para hacer un buen diagnóstico

– No quemar los cadáveres debido a que provoca la diseminación de esporas y el contagio por vía aerógena. En lo posible, enterrar los animales muertos y colocar cal viva para su destrucción.

– Consumir productos cárnicos provenientes de frigoríficos o mataderos habilitados y fiscalizados por personal veterinario.

– Vacunación anual de bovinos de 6 meses a 2 años en la primavera, luego repetir anualmente. La inmunidad se da después de 10 – 14 días

Por último, aseguran que es importante la rápida adopción de medidas sanitarias para evitar la ocurrencia de casos humanos.

En los establecimientos con antecedentes de carbunclo, y ante la detección de casos de esta enfermedad, se recomienda la vacunación sistemática del ganado y la eliminación mediante el procedimiento correspondiente de los animales muertos y del material contaminado.

El carbunclo se encuentra dentro del grupo de enfermedades de denuncia obligatoria por lo que ante la sospecha o confirmación de algún caso en animales, contáctese con el Senasa para notificar sobre esta enfermedad.

Las formas de contacto son:

• En las oficinas del Senasa –comunicándose personalmente o por teléfono (las ubicaciones se pueden consultar a través de la web del Organismo)–

• A través de la app “Notificaciones Senasa”, disponible en Play Store.

De esta manera, los veterinarios del Organismo se pondrán en conocimiento del caso y evaluarán cuáles son las acciones que se deberán seguir.

Recomendaciones para prevenir el carbunclo bacteridiano

La enfermedad es causada por una bacteria, el Bacillus anthracis, que se transmite de los animales al hombre pero que no se contagia entre personas enfermas o convalecientes. Ante la detección de casos o sospecha de enfermedad, debe notificarse a la oficina del Senasa más cercana.

El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) recuerda a los productores agropecuarios que el carbunclo bacteridiano o Antrax es una enfermedad causada por una bacteria, el Bacillus anthracis, que se transmite de los animales al hombre pero que no se contagia entre personas enfermas o convalecientes.

El signo clínico característico que presentan los animales consiste en la salida de sangre por los orificios naturales. Con la sangre, se eliminan los esporos que quedan en el suelo y de este modo son ingeridos por otros rumiantes al alimentarse.

Ante la detección de casos o sospecha de enfermedad, debe notificarse a la oficina del Senasa más cercana para la implementación de las medidas de control y prevención apropiadas: la vacunación de todo el ganado considerado en riesgo, deposición segura de los restos de animales muertos, e indicación de las medidas de protección para las personas que trabajen en contacto con animales.

Debido a que los esporos son la forma de resistencia de la bacteria en el ambiente, donde puede sobrevivir por más de 50 años, se recomienda la vacunación anual del ganado en los establecimientos agropecuarios con antecedentes de carbunclo, así como usar siempre guantes para las tareas de campo y no compartir los cuchillos que se emplean para los trabajos con los animales y en la casa.

El hombre se contagia cuando se manipulan animales enfermos o sus restos. Existen tres formas en que el hombre puede infectarse: al consumir carne de animales enfermos (carbunclo digestivo o intestinal), al inhalar esporos dispersos en el medio ambiente (carbunclo respiratorio o pulmonar), o por penetración de estos a través de heridas en la piel (carbunclo dérmico o “grano malo”).

El período de incubación del carbunco bacteridiano en bovinos es de 20 días y no existe evidencia científica de que los animales transmitan esta enfermedad antes de la aparición de los primeros signos clínicos y patológicos de la misma.

Para prevenir el contagio se recomienda:

– No manipular animales con signos de estar enfermos o muertos.
– No quemar los cadáveres debido a que provoca la diseminación de esporos y el contagio por vía aerógena.
– Consumir productos cárnicos provenientes de frigoríficos o mataderos habilitados y fiscalizados por personal veterinario.

Ante cualquier duda o consulta, acercarse a la oficina del Senasa más cercana a su jurisdicción, centro de salud más próximo, o escribir a coorzoonosis@senasa.gov.ar o zoonosis@msal.gov.ar