La empresa abrió en Rosario un local de picadas de fiambres. Además busca expandirlo con franquicias. Así llega a todos los eslabones de la cadena.

El frigorífico Paladini abrió recientemente su primer local a la calle en la ciudad de Rosario en el que vende picadas listas. Así estrenó un nuevo formato de negocio, sumando servicios a sus productos tradicionales. Pero además busca replicar ese modelo a través de franquicias y quiere llegar por lo menos a 200 locales.

La empresa, que tiene 96 años de trayectoria en el mercado de los fiambres y embutidos de la Argentina, logró de esta manera estar presente en todos los eslabones de la cadena: cría los cerdos, produce los embutidos, los distribuye en los supermercados, y ahora llega directamente al consumidor con su nuevo emprendimiento que lleva el nombre de “Paladar Picadas”. Es un caso único en el ámbito frigorífico nacional.

“Desde la apertura del primer local tuvimos una respuesta muy positiva no sólo por parte de los consumidores sino que también hubo cientos de consultas de emprendedores con ganas de abrir una franquicia. Nuestro objetivo es estar en todo el país, con locales propios y franquiciados así que éste es sólo el puntapié inicial”, detalló a Ámbito Financiero Gastón Paladini, director del Grupo Paladini.

Según explican desde la empresa, el primer objetivo fue aprovechar el reconocimiento como marca de la empresa en lo que hace a embutidos y “profesionalizar la oferta”. Tal como explica Paladini, los productos que integran las picadas que ofrecen son 100% producidos por la compañía, desde los fiambres, hasta los quesos, además brindan un packaging novedoso y de calidad.

El modelo de franquicia que la empresa ofrece además buscaría ser accesible para los inversores, según detalla Paladini: “Son locales chicos que no tienen lugar para consumir, son con la modalidad de entrega domicilio o con retiro. Tampoco el trabajador tiene que recibir grandes capacitaciones porque Paladini estará atrás de todos los procesos y serán cinco las combinaciones de picadas que el público podrá elegir. Así es que la idea fue plantar algo sencillo y rentable”.

Paladini viene aplicando en forma permanente criterios de innovación y agregado de valor en su cadena. Hace tiempo llegó a las góndolas con productos que van más allá de los embutidos y chacinados, tales como nuggets de pollo, papas fritas congeladas, hamburguesas de cerdo de bacon y cheddar, entre otros artículos.

Al respecto, el director de la empresa explica: “Siempre estamos buscando ampliar nuestro portfolio de productos, más allá de la retracción del consumo o la coyuntura económica, seguimos haciendo lo que sabemos y eso es invertir para seguir creciendo”.

En este esquema la firma tampoco descuida su perfil exportador y cerrará este año con envíos a China, Hong Kong y Paraguay, entre otros destinos. “Siempre aspiramos a sumar más mercados y exportaciones y en eso continuaremos trabajando en 2020”, cierra Gastón Paladini.

Fuente:Ambito.com